La Orquesta Sinfónica Nacional (OSN) ha grabado varios conciertos a manera de registro o para hacerlos llegar a personas que se encuentran fuera del país. “Lo que nunca imaginamos es que iban a formar parte de las actividades que podemos compartir con el público en este momento tan difícil para todos. Llegamos a la determinación de ir sacando a la luz estos videos que son de conciertos, en general, poco usuales”, cuenta en entrevista Carlos Miguel Prieto, director artístico de la OSN.

Los conciertos virtuales se difunden en colaboración con el Instituto Nacional de Bellas Artes y el portal Contigo en la Distancia. La idea, explica Prieto, es compartir con el público y “seguir siendo relevantes hasta el mayor punto” durante la cuarentena por coronavirus.

Te puede interesar: Mira gratis el arte de los mejores museos del mundo

Para Prieto, “una orquesta sinfónica tiene una potencia comunicativa única, inusual. Llegar a la gente con una sinfonía de Beethoven, el Huapango de Moncayo o una obra nueva es muy importante porque damos un servicio. La OSN se prepara para el rol que va a desempeñar para ayudar a la gente emocionalmente a salir de este durísimo paso”.

El director artístico espera que se le dé a la Sinfónica la oportunidad de “jugar su papel restaurador de la sociedad, de la calidad de vida y la comunicación. Estoy seguro que habrá muchísima necesidad de música. Y cuando hablo de música es de todo tipo, pero sobre todo a nosotros nos toca interpretar obras de algunos de los grandes compositores de la historia”.

Esta experiencia motiva a Carlos Miguel Prieto a replantearse la forma en la que, de aquí en adelante, van a desempeñar su actividad. Es un incentivo a “ser más creativos” y también a compartir con el público “cada segundo de la orquesta porque tenemos mucho que dar”.

Y ADEMÁS

UNA OFERTA VARIADA PARA TODO PÚBLICO

Hoy a las 12 horas se transmite en el portal el concierto familiar De liebres, tortugas y bemoles, con el actor Mario Iván Martínez, y el 1 de mayo a las 8 de la noche toca el turno a La historia del soldado, de Ígor Stravinski, y a La historia del violinista, de Wynton Marsalis.

Publicidad