Mañana martes 7 de julio, Richard Starkey, para todos Ringo Starr, cumplirá 80 años y, sin dudas, será especial para el baterista no sólo más famoso del mundo, sino también, según algunas fuentes, el más rico. “Me gustan los cumpleaños y el de este año será un poco especial, Nada de invitados ni de torta para cien personas. Para los saludos los fans pueden decir, pensar o postear #peaceandlove en la medianoche del 7 de julio”, declaró. En su canal de Youtube estará online un concierto benéfico a partir de la madrugada, con performances domésticas y filmaciones en vivo con Paul McCartney, Sheryl Crow, Garu Clark jr., Sheila E, Ben Harper, Steve Earle, Peter Frampton y otros.

Ringo Starr es probablemente también uno de los bateristas más subestimados de la historia, pero sólo para quienes conciben la música como un ejercicio puro de virtuosismo, porque los Beatles no habrían sido los Beatles con un baterista diferente.

Cabe recordar que, en 1962, cuando John Lennon, Paul McCartney y George Harrison lo llamaron para integrar banda, ya era el mejor en la escena de Liverpool, una fama ganada primero en el escenario de “skiffle” y luego con “Rory and the Hurricanes”.

Ringo inventó una forma de tocar el instrumento: un zurdo que suena como diestro y que hace que su estilo sea único. Más que la técnica, siempre pensó en la musicalidad, en una idea melódica de la batería. Algunos de sus inventos rítmicos, como “Come Together”, “Rain”, “A Day in a Life” son clásicos: todos sus colegas, incluso los más célebres, reconocen esa capacidad. También tuvo satisfacciones, como aquella después de haber dejado The Beatles, porque estaba cansado del clima deteriorado, cuando fue llamado de nuevo gracias a la mediación de George Harrison.

Y tuvo sus propias canciones grabadas con The Vétales; fue la voz de “With a Little Help From My Friends”, “Octopus Garden”, y contó con un gran éxito también como solista.

Hoy, Ringo puede llevar su leyenda con su “All Starr Band”.

Publicidad