Pobladores de la comunidad de Copoya pintaron murales en las paredes de adobe de sus casas, trabajo que incrementó el valor patrimonial de las viviendas y dio un nuevo rostro a la población.

– ¿Qué es lo que vez en el dibujo? – Yo me veo a mí, a mis hijitos – ¿Y qué sientes al verlo? – Hay una gran emoción, me dio hasta dolor de estómago de solo verlo, la verdad es muy bonito”.

Durante 30 días, 14 mujeres de la etnia zoque pintaron murales con la técnica del revoque en la comunidad de Copoya, municipio de Tuxtla Gutiérrez.

Ay, me siento muy feliz, contenta al tener este mural aquí afuera de la calle, la verdad sí pasa mucha gente viendo y muchos se pasan tomando fotos”, comentó Laura Tondopo Hernández, participante en el taller de mural.

Las mujeres fueron capacitadas por especialistas en arquitectura moderna y de mejoramiento urbano para promover el rescate de las viviendas edificadas con recursos naturales de la región.

La idea nace sobre el rescate al valor que tienen las viviendas patrimoniales de adobe acá en Copoya, las tonalidades y los colores que observamos los dan los pigmentos naturales de las arcillas que en combinación con las arenas y las fibras vegetales dan distintos tonos”, explicó Selene López Cameras.

El proyecto, que busca rescatar la imagen patrimonial, también impulsa el trabajo de las mujeres en el área de la construcción, pues antes de pintar el mural fue necesario que aprendieran a resanar y reparar la pared con material de arcilla y barro crudo.

Más que nada es poder darles herramientas de conocimiento una, darles el apoyo total para que ellas no tengan el miedo de expresar de hacer lo que necesitan, lo que tienen en mente, precisamente la plataforma le sirvió para que lo empujara lo hiciera y este es el resultado”, dijo Alejandra Houston, arquitecta y representante de la asociación civil.

Publicidad