Kiss tiene casi 50 años de ser una de las bandas de rock más importantes del mundo. Su música ha sido escuchada por generaciones tan diversas como los países que la banda neoyorquina ha pisado. Este año, la agrupación encabezada por Gene Simmons presentará su historia en el documental Kisstory, película que además tiene la intención de ser honesta.

“Queríamos enseñarles que cualquier viaje que hagas, que tomará mucho tiempo, va a tener muchos baches en el camino. Así es la vida, la vida no es sólo lo bueno también es lo malo. Así que la honestidad de Kisstory es algo de lo que estamos muy orgullosos”, señaló el bajista y fundador de Kiss.

De esa manera, Kisstory narra, de acuerdo con Simmons, la historia de cómo “cuatro personas completamente diferentes se juntaron e hicieron la banda que nunca vimos en el escenario”. Cuando Kiss empezaba, Ace Frehley, uno de los fundadores, se dedicaba a repartir licor; mientras el también antiguo miembro Peter Criss era apoyado por su mujer al estar desempleado. En tanto, Paul Stanley era taxista y Simmons trabajaba como asistente en una oficina boricua de Nueva York.

Corazón y compromiso

Igual que otros comienzos para Gene Simmons, los inicios de Kiss fueron una de sus mejores experiencias. “El principio siempre es la parte más importante. Si tienes el corazón, el compromiso, si confías. Sin creer nunca vas a ir a ninguna parte”, aseguró el músico que encarna a The Demon, “tienes que creer en ti mismo primero. La parte más relevante para un boxeador es antes de subir al ring. Tiene que creer en que va a ganarle al campeón antes de empezar. Si empiezas a pelear y no crees, es estéril”.

Por eso uno de los recuerdos más preciados por Simmons proviene de los primeros años de Kiss. A principios de los años 80 tocó en varias ciudades de Brasil. Sus integrantes eran muy jóvenes y acababa de salir Ace de la banda. “Recuerdo mirar al estadio, el más grande del mundo, y no entender en realidad cuánta gente había ahí. Y si pudiera volver a vivir algo, me gustaría seguir tocando en Río en ese estadio, cada noche, cada concierto. Se sintió como si estuviéramos tocando para la Tierra”, describió el músico.

Kiss no fue una banda exenta de problemas, Gene reconoce que muchos de sus compañeros abusaron de las drogas y el alcohol, algo que los obligó a dejar atrás a algunos de sus miembros. “Lo más triste fue darnos cuenta de que los cuatro miembros originales no íbamos a hacer todo el viaje, que teníamos que divorciarnos de Ace y de Peter”, contó Simmons.

A pesar de los altibajos, The Demon considera que sus lazos con la agrupación son familiares. “Hay algo raro con Kiss, empezó como una banda y se volvió una familia, una en la que no naciste. Es fácil amar a la tuya porque es tu sangre, pero en el grupo, como en muchas familias, había peleas, algunas personas eran saludables otras no. Hay que recordar que toda la historia de la agrupación siempre será familiar”, destacó.

“Somos muy afortunados porque todos estamos sanos, fuertes, esperamos poder volver a dar giras y hacer cien ciudades alrededor del mundo, pero lo más importante es ser honesto con los fans, decir la verdad, y tenemos historias maravillosas, pero también tristes acerca de los miembros, las drogas y el alcohol”, puntualizó Gene, quien a sus casi 72 años presume su buena salud.

“Tienes que dejar de comer pastel, me encanta, como las galletas, ese es mi mayor problema. Lo importante es que si no bebes, no consumes drogas y no fumas puedes tener 70 años y poner tu mano frente a tu cara y no va a temblar”, aseguró el músico al hacer una demostración. “Mente y cuerpo sanos, todo funciona: ahí abajo y aquí arriba, si tu cerebro funciona y tienes buena sangre, cuando te subes al escenario roqueas. Hay mucha gente que muere joven, porque pone mierda en su cuerpo”, sostuvo Simmons.

Si pudiera, borraría las drogas y el alcohol de la historia de Kiss. “El mayor enemigo es que tus hijos, tus amigos, tu novia consuman drogas y alcohol; además, por supuesto, tenemos la violencia, los cárteles, el dinero y todo eso”.

Inspiración materna

Lo que ha mantenido a The Demon lejos de los vicios ha sido la figura de su madre. “La más grande inspiración que he tenido en mi vida es mi madre. Llegó a los 93 años. Cuando tenía 40 estaba en los campos de concentración de la Alemania nazi. Pasó momentos muy malos, toda nuestra familia fue asesinada, por eso nunca creí tener el derecho de romper su corazón fumando, bebiendo, drogándome o metiéndome en problemas, o yendo a la cárcel”, relató.

“Incluso hoy día, cuando pienso en hacer algo de lo que mi madre estaría avergonzada, esa idea me mantiene recto. Tú ahí, dices que tu madre no tiene idea de lo que habla, que tus amigos son chidos, pero no, no lo son. Ella siempre te dice la verdad: come tus vegetales, descansa bien, no uses drogas. Tiene razón, todos tus amigos son idiotas y deberías quitarlos del camino y escucharla. ¿Quién más daría su vida por ti? ¿Tus amigos? No, sólo tu madre”, señaló Simmons.

Sin embargo, admite tener defectos. “Tengo un gran ego, y lo sé. Así que una de las cosas es tratar de controlarlo. Fui hijo único, no tuve hermanos ni hermanas, así que lo que hacía era mirarme al espejo, y cuando haces eso sólo te tienes a ti para mirar. Es fácil olvidar que hace falta un equipo”, puntualizó.

Los próximos meses la banda hará una gira por Estados Unidos y Canadá. En América Latina, Kisstory será estrenado los días 21 y 22 de agosto, en dos partes, a través del canal de paga A&E.

Publicidad