Ciudad de México (CDMX)  (SPI / Kaleydoscopio).- El educar a un hijo es la tarea más importante de los padres, pero no es fácil, requiere esfuerzo, dedicación e incluso sacrificio y los mitos sobre la crianza hacen que sea más complicada e incluso confusa.

Esas son ideas de Teresa García Hubard, autora del libro No hay niño malo. 12 mitos sobre la infancia, de editorial Paidós.

Ella habla de los más frecuentes y que impiden o hacen más complicada la tarea de educar niños.

Su experiencia es de más de 20 años al lado de mamás y papás en la educación de sus hijos; García Hubard los ha visto más preocupados por el bienestar presente y futuro de los niños, que olvidan disfrutarlos.

“He visto surgir dudas y temores que hacen que los padres busquen estrategias educativas ‘garantizadas’ centradas en la disciplina, la autoridad y la excelencia académica”… olvidan construir una relación empática con sus hijos, una relación centrada en la conexión emocional, sustentada en el diálogo y la confianza.

La autora pretende que los padres y profesionales involucrados en la educación infantil puedan distinguir los mitos más comunes en torno de la crianza, ser sensibles para observar las conductas y acciones de los niños, dejando de lado las falsas creencias y para hacerlo desde un lugar nuevo, más empático y menos enjuiciador.

Entre los mitos que la especialista analiza están: Educar o disciplinar a nuestros hijos es más importante que hacerlos sentir queridos incondicionalmente; la educación o disciplina debe hacerse en el momento, de manera inmediata e instantánea; si escuchas y negocias, te tomará la medida; los niños sólo aprenden con castigos; las emociones de los niños son “infantiles”, a diferencia de las de los adultos, y no debemos darle importancia, y todo su futuro está en mis manos, por mencionar algunos.

Los 12 mitos planteados, de acuerdo con la autora, son falsos y en No hay niño malo da los argumentos por los cuales deben cuestionarse y replantear las acciones a emprender al momento de educar, siempre con el entendido de que “un niño que se siente amado y entendido es un niño motivado para crecer y ser mejor”.

María Teresa García Hubard. Maestra en Psicología Clínica por la UNAM, con especialidad en psicoterapia de niños y adolescentes por la Asociación Psicoanalítica Mexicana.

Publicidad