La escritora estadounidense Janet McDonald es recordada a 10 años de su muerte, ocurrida el 11 de abril de 2007, por sus libros para niños y jóvenes pero, sobre todo, por esa preocupación por transmitir a los más jóvenes el valor para afrontar y superar las dificultades a través de su propia experiencia sobre la adolescencia.

Janet McDonald nació el 10 de agosto de 1953, en Brooklyn, Nueva York; fue la cuarta hija de Willie y Florence McDonald, en el seno de una familia de bajos recursos, señala el portal electrónico “Forever missed Janet McDonald”, que su propia familia inició después de su muerte.

La vida en Brooklyn fue dura para la escritora, añade el sitio “webdelsol.com”, allí, ella luchaba incluso por sobrevivir con una pistola atada al cinturón, en un ambiente en el que la heroína y las violaciones eran pan de cada día.

Anuncios

Una entrevista de Catherine Ross Stroud publicada bajo el título de “A talk with Janet McDonald”, disponible en el sitio “The ALAN review”, señala que en la escuela, McDonald pasó inadvertida entre la marea de estudiantes y fue pasada por alto por los maestros.

Ella, cuentan, se sentía como una extraña dentro de su propia comunidad y no tenía ninguna motivación en la vida, por lo que pasó las vacaciones siguientes a su graduación encerrada en su apartamento leyendo libros.

Su vida, relatan, finalmente dio un giro cuando se enteró sobre una organización llamada Harlem Prep, que ofrecía soporte económico a estudiantes destacados para asistir a prestigiosas universidades.

Así, a través de ese programa fue como McDonald logró ser aceptada en la New York University donde estudió Leyes. Después de graduarse, ejerció su profesión en la ciudad hasta que finalmente consiguió ingresar como interna a una firma de abogados en París.

Dos años después, la escritora regresó a Estado Unidos donde vivió en Olympia, Washington trabajando en la oficina del Procurador general y dando clases de francés en la Evergreen State College.

Regresó a París en 1995 para asentarse definitivamente ahí y comenzar a trabajar como escritora.

La obra de Janet McDonald, comenzando por “Project girl”, seguida por títulos como “Spellbound”, “Brotherhood” y “Skin Deep”, entre otras, nació por la necesidad de proporcionar a los lectores jóvenes la información que deseaba estuviera disponible cuando ella era una adolescente.

Así es como en sus libros retomó su historia de vida, contada a través de diferentes personajes, y encontró soluciones a los problemas de éstos, haciendo que se vuelvan útiles para sus lectores.

En 2002, su libro “Spellbound” fue nombrado mejor libro para jóvenes adultos de ese año.

En 2007, con apenas 53 años de edad, el cáncer apagó la vida de la escritora, quien se las arregló para florecer a pesar de las condiciones en su juventud.

Publicidad