Es totalmente falso que México sea un país donde no se lee, la gente no compra libros porque los precios son muy altos, pero claro que leemos revistas, cuentos, periódicos y otras publicaciones, afirmó el escritor Dán Lee.

El ganador de los premios Nacional de Cuento “Rafael Ramírez Heredia” (2009) y Nacional “Acapulco en su Tinta” (2014) enfatizó que “la lectura no se limita a los libros, mucho menos a las novedades que se venden en las librerías” y aseguró que en los últimos cinco años hay un repunte en el cuento como género literario.

México, agregó, es una nación que lee muchas historietas y revistas, y una cosa es leer y otra es no comprar los títulos como la industria editorial quisiera.

En entrevista con Notimex en el marco de la presentación de su libro Deus ex machina, en el Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia, subrayó que el cuento tiene una importancia capital en la literatura universal de todos los tiempos. “Es el abuelo de la literatura; desde siempre, alrededor de las fogatas, se han contado historias”, enfatizó.

Dán Lee mencionó que las historias narradas de manera oral, dieron paso al cuento escrito como punto de partida de la literatura que hoy conocemos.

Consideró que México compite contra cualquier otra nación del mundo en materia de cuentistas, y que ejemplo de ello es que el país dio a uno de los más grandes autores de cuentos que ha dado la humanidad, Juan Rulfo.

Para el autor, los escritores mexicanos mantienen una tradición literaria en ese género. “La estafeta que dejó el gran Rulfo ha sido tomada por escritores contemporáneos como Eduardo Antonio Parra, cuya obra es muy firme, lo mismo que la de Agustín Monsreal, por citar dos ejemplos”, enfatizó.

“Desde mi punto de vista, su literatura inscrita en el cuento tiene características que les envidian numerosos escritores de diversas naciones, sobre todo de Estados Unidos”, anotó.

Dán Lee confesó que Deus ex machina es producto de la envidia, ya que “varios amigos míos ya han publicado en la Colección Biblioteca Instantánea de la Editorial Paraíso Perdido y yo deseaba también ser parte de ella”.

Precisó que los relatos que integran el libro nacieron de manera natural de acuerdo con la inquietud creativa que tenía en ese momento. “Aunque diferentes entre sí, y diversos en sus objetivos, temas y personajes, así como en el tiempo en que fueron escritos, tienen, sin embargo, un hilo conductor que el lector podrá descubrir”, concluyó.

Publicidad