A partir de una colección de cuerpos momificados, la gente reflexiona sobre el concepto de la muerte, toda vez que le permite observar las variaciones en la disposición de un cuerpo inerte a lo largo del tiempo.

Se trata de la exposición Momias. Ilusiones de vida eterna, un testimonio “perpetuo” que conjuga arqueología, historia y antropología física de un tema que está vinculado al patrimonio biocultural.

La muestra está conformada por una colección única de cuerpos momificados procedentes de distintas zonas del país, mismos que se encuentran bajo estrictos controles de temperatura y humedad para su conservación y la propia salud del visitante.

Entre las piezas que conforman la instalación se encuentran: Políptico de la Muerte, el Mictlantecuhtli y un túmulo que se realizó para las pompas fúnebres de don José de la Borda, rico minero y artífice de la iglesia de Santa Prisca, en Taxco, Guerrero.

De acuerdo con un comunicado, destacan también pinturas prestadas por la Pinacoteca de La Profesa.

“Momias. Ilusiones de vida eterna” estará abierta al público en el Museo de El Carmen hasta el 30 de junio.

Publicidad