A casi tres años de los sismos de 2017 que afectaron a cientos de edificios históricos de la Ciudad de México, Morelos, Guerrero, Puebla, Oaxaca y Chiapas, estos edificios históricos y ruinas arqueológicas aún no cuentan con un seguro que los proteja por daños causados por movimientos telúricos, debido al alto costo de las pólizas que impusieron las aseguradoras, luego de la devastación ocurrida en 2017.

Por esta razón, la Secretaría de Cultura federal (SC), encabezada por Alejandra Frausto, trabaja en alguna alternativa, junto con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), para paliar el problema.

Así lo detalló Arturo Balandrano, titular de la Dirección de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural.

Te puede interesar: Vandalizan Iglesia de San José con pintas pro aborto

Reconoció que los más de 20 mil inmuebles federales, que son monumentos históricos, artísticos o arqueológicos, sí deben tener algún tipo de cobertura, pero hasta el momento no se ha podido cubrir contra desastres telúricos.

El año pasado sí se contrató un seguro contra desastres hidrológicos, es decir, inundaciones y huracanes. Es una cobertura tanto para sitios arqueológicos como para históricos, por parte del INAH. Pero en el caso de los riesgos por sismo está siendo analizado en el equipo de la SC y la SHCP”, detalló.

Balandrano reveló que se trabaja en varios escenarios. Por ejemplo, la creación de un fondo a través de una aportación federal; a través de las modificaciones que se pretende hacer al Fondo para la Atención de Emergencias (Fonden).

Otra opción es que, “en el caso de los templos –que son propiedad federal y están bajo el resguardo de alguna asociación religiosa–, condicionar ese uso… con la condición de que contrate, individualmente, templo por templo, un seguro, lo cual resultaría más barato que contratar un paquete para todo el país y (éste) sería a cargo de la asociación religiosa”, apuntó.

Pero aún se están valorando esos escenarios y creemos que se va a llegar a una solución óptima muy pronto para poder tener esa cobertura”, añadió.

Además, añadió que, en el caso de la Casa de la Malinche o Casa Colorada –que fue habitada por los muralistas Rina Lazo (1923-2019) y Arturo García Bustos (1926-2017)–, también se condicionará el apoyo del Programa Nacional de Reconstrucción (PNR) a cambio de que la familia que habita dicho inmueble contrate un seguro contra sismos y lo pague de su bolsa.

En el caso de La Malinche, la casa debió haber sido asegurada (antes del sismo de 2017) y no lo estaba. Entonces, una condición del apoyo que el gobierno federal va a prestar en este año con el PNR, para atender esta casa, es que la familia contrate un seguro contra sismos.

Publicidad