Tras un retraso de 18 meses, la película de James Bond “No Time To Die” comienza por fin su estreno en los cines esta semana, lo que supone un alivio para sus protagonistas y los operadores de las salas de cine.

Daniel Craig regresa para una quinta y final aparición como el cortés agente secreto británico, conocido por su afición a los automóviles rápidos y los gadgets de moda.

El estreno de la película estaba previsto inicialmente para abril de 2020, antes que la pandemia del COVID-19 obligara a los cines a cerrar y a imponer restricciones en el número de espectadores.

Anuncios

“Estos últimos 18 meses han sido un momento bastante terrible para todo el mundo”, dijo Craig a Reuters. “Lo mejor es que estamos aquí, que hemos llegado a este punto y que ahora podemos ponerla en el cine y (…) que a partir de ahora todo es positivo”.

Con un costo de producción estimado en 200 millones de dólares, “No Time To Die”, la 25ª película de Bond, se ha retrasado tres veces desde el comienzo de la pandemia.

A pesar de ello, sus productores han aguantado para asegurarse de que se estrene en los cines.

“Fue diseñada y filmada y producida para estar en los cines, para ser una experiencia cinematográfica”, dijo el productor Michael G. Wilson al podcast oficial de la película. “Así que estamos muy emocionados ahora que por fin se va a estrenar, estamos deseando que llegue”.

Las películas de Bond son una de las franquicias más valiosas de Hollywood, ya que las dos últimas, “Spectre” de 2015 y “Skyfall” de 2012, recaudaron 880 millones de dólares y más de 1.000 millones de dólares, respectivamente, a nivel mundial.  

Publicidad