Víctor Jiménez, director de la Fundación Juan Rulfo, deslindó a esa asociación de la llamada “Ruta Juan Rulfo” que se promueve en los municipios de Sayula, San Gabriel y Tuxcacuesco, Jalisco, en el marco del Centenario del Natalicio del escritor mexicano.

En entrevista, dejó claro que la institución que preside nada tiene que ver con ese proyecto que se impulsa con recursos del Programa de apoyo a la Infraestructura Cultural de los Estados (PAICE).

“Es un poco esta idea actual de que la cultura es promotora de turismo. Este diputado (José Luis) Orozco, convenció a los presidentes municipales de Sayula, San Gabriel y Tuxcacuesco, al decirles que aquí habría dinero”, señaló Jiménez.

Y es que según el promotor, lo que se pretende hacer con el autor de textos como “El Llano en llamas”, “Pedro Páramo” y “El Gallo de oro” es algo como lo que pasa en la Ruta del Tequila, y “nosotros no tenemos nada que ver con ellos”.

El proyecto impulsado por los gobiernos municipales de la región e iniciativa privada tiene la intención no sólo de promover el legado literatura de Rulfo, sino también detonar turísticamente a las comunidades del Sur de Jalisco.

Ello, a partir de presumir su riqueza y variedad histórica, patrimonial y natural, mediante una agenda artística y hasta gastronómica permanente que se relacione a los personajes y pasajes que el autor inmortalizó en su obra.

Se prevé que los trabajos de adecuación e infraestructura para los complejos culturales de “El realismo mágico de Juan Rulfo” estén listos para festejar el centenario del natalicio de Juan Rulfo y dar continuidad al festival que en su honor se realiza en la región desde hace dos décadas.

Al respecto, Jiménez dejó la puerta abierta para que la sociedad civil y el Estado participen en los festejos del autor mexicano.

“No se está cerrando la participación a nadie, lo que no queremos, que además el país no está para bollos, es esta idea de que un homenaje es un dispendio en carros alegóricos”, acotó.

“Eso no tiene nada que ver con las letras, pero se nos ha acostumbrado a que es eso y se invita a escritores que no son estudiosos pero tienen gran capacidad de improvisación”, lamentó.

Publicidad