El gobierno mexicano recuperó tres manuscritos pertenecientes a Luis de Carvajal y de la Cueva, uno de los conquistadores españoles de México, fundador del Nuevo Reino de León y de la ciudad de Monterrey, en los que el personaje de ascendencia judía narra su vida y su fe, en el contexto de la Nueva España.

Diego Prieto, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), informó en rueda de prensa que son tres documentos con los que inicia propiamente la literatura judía en la América española durante el siglo XVI, los cuales habían permanecido fuera de México por más de ocho décadas.

Refirió que los documentos recuperados gracias a la donación del filántropo Leonard I Milberg, ahora estarán bajo el resguardo de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia; de igual manera se anunció que serán exhibidos a partir del próximo 3 de abril en el Museo de la Memoria y Tolerancia en esta ciudad.

Se trata de documentos de gran valor, en especial, “Las memorias de Luis de Carvajal”, un cuadernillo elaborado en papel de trapo con 46 páginas en el que el conquistador judío escribe su historia desde que sale de Europa hasta la Nueva España, la vida de su familia en Veracruz y los momentos antes de ser preso por la Inquisición y sentenciado a morir en la hoguera.

Los otros textos son de orden religioso: “Lex Adonai o La Ley de Dios”, compuesto por cuatro hojas en latín remarcadas con letras de oro, que abordan los aspectos religiosos que profesaba quien se consideraba a sí mismo un rabino, un iluminado que debía de llevar la palabra de Dios a todo el mundo.

En tanto que “El modo de adorar a Dios y ejercicio devotismo de oración” lo utilizaba para orar en la celebración del Yom Kippuer (Día del Perdón), el cual consta de 24 páginas y es un preámbulo de la oración que incluye algunos rezos del Antiguo Testamento.

Prieto recordó que desde 2016, las secretarias de Cultura y Relaciones Exteriores, tuvieron conocimiento en la Ciudad de Nueva York que el filólogo y filántropo Leonard L. Milberg ubicó tres manuscritos que estaban por subastarse en esa ciudad, mismos que habían sido robados en 1932 por Jacob Nachbin, de ascendencia judía, polaca, brasileña y estadounidense.

Comentó que de inmediato un grupo de expertos, comandado por Baltazar Brito Guadarrama, director de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia (BNAH), viajó a Nueva York para verificar la autenticidad los documentos y repatriarlos a México.

El coleccionista decidió adquirir los documentos y donarlos al gobierno mexicano, con la única petición de poder mostrarlos previamente en una exposición en el Museo de la Sociedad Histórica de Nueva York.

El histórico documento fue entregado de manera formal el pasado 21 de marzo en la Cancillería de la Ciudad de México, mediante un acta de entrega-recepción signada por el consultor jurídico de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Alejandro Alday González y el director de la BNAH, Baltazar Brito.

Publicidad