Berenice Sandoval

Xalapa.- ¿Se ha preguntado, usted porqué el súbito interés en el estufio de la risa?, ¿cómo o cuándo se reían los humanos de la antigüedad?

Desde la risa perversa hasta la sutil y casi imperceptible, el estudioso francés George Minois analiza lo absurdo e inesperado de la risa y su papel en la historia de la humanidad en la obra “La historia de la risa y la burla”.

Anuncios

Al tono innigualble del poeta Jorge Brash, esta obra se traduce en nada más, pero nada menos, que en la cronología de la risa y su historia en la civilización. Desde el trágico Homero a las carcajadas sarcásticas del siglo XX.

Hubo un tiempo en el que reírse de la calamidad de los otros no era mal visto, fustigó el poeta al ejemplificar la risa de los Dioses del Olimpo ante la deformidad de Efestos, en su presentación de esta obra en la Feria Internacional del Libro Universitario  (FILU) 2016.

Ahora, añadió, pareciera que la única risa burlona posible es cuando se hace reír al objeto de la burla, según el análisis del egresado de la Escuela Normal Superior de Francia y escritor de obras como “Historia de los infiernos”.

Martha Munguía y Jorge Brash, presentaron este libro de George Minois en el que se establece que “sin la risa no habrían existido las historias de Quevedo” y el mundo sería un panorama árido.

“La risa se escucha a lo largo de toda su escritura; sin ella la literatura sería monotonal; sin embargo, ha habido una pasmosa sordera sobre los temas lúdicos, festivos y paródicos a pesar de que la risa ilumina sobre la condición humana”, indicó Martha Munguía.

En esta obra que recoge las primeras etapas de la historia de la antigüedad a la edad media, hay un efervescencia que paradójicamente no nos contesta ninguna pregunta esencia.

El ensayo es una reconstrucción de la historia de la humanidad desde la risa y se pasea en las contradicciones y pugnas que tienen ecos en el presente. Desde las carcajadas violentas de Homero hasta toparse con la moral a partir del siglo IV cuando se empieza a reír menos y con mayor discreción pero se habla más de la risa.

“¿Será que toda esta profusión de estudios sobre la risa se debe a que nos reímos menos?”, retó la presentadora de esta obra de la literatura contemporánea.

Publicidad