Al encabezar la inauguración de la Librería FCE-Educal-BUAP Carmen Serdán en la Ciudad de Puebla, en una ceremonia sin protocolos, el director del Fondo de Cultura Económica, Paco Ignacio Taibo II destacó que  dicho inmueble se llama “Carmen Serdán”, en homenaje a la heroína revolucionaria que participó en el inicio del movimiento de la Revolución Mexicana, y en reconocimiento a la mujer patriota que fue.

https://twitter.com/Taibo2/status/1178176652066672642?s=20

Además comentó que el libro no es un artículo comercial como ocurre bajo la lógica neoliberal; y en la Cuarta Transformación que vive México, deben ser considerados bienes culturales a los que no se les deben cobrar altas tarifas para su trasporte. Por lo que destacó la importancia de que disminuya al costo por llevar libros hacia diferentes partes del país.

El titular del FCE dijo que justo le ha pedido a las Secretarías de Comunicaciones y Transportes, junto con Hacienda, que los libros dejen de ser considerados una mercancía y se clasifiquen como “bienes culturales”, para que no sean objeto de elevados impuestos por su transportación.

El escritor explicó que se está solicitando una reducción en las tarifas para el transporte de libros que ofrecen los Servicios Especiales de Protección en México (Sepromex).

“Pedimos a la Secretaría de Comunicaciones y Transporte que se sume a nuestra declaración de que el libro no es un artículo comercial. Bajo la lógica neoliberal, los libros son productos y mercancías, pero bajo la lógica de la Cuarta Transformación, nunca más”, expresó.

Para Paco Ignacio Taibo II, con tarifas más bajas de Sepromex, las empresas mexicanas no buscarán firmas trasnacionales para el traslado de los libros, fenómeno que aumenta los costos de las obras.

“Los libros son bienes culturales y, por lo tanto, al sumarnos a esta declaración, buscamos la modificación de las tarifas de transporte que el gobierno puede brindar a través de Sepromex, de los libros en México y hacia otras partes del mundo, para que las empresas dejen de darle dinero a trasnacionales en materia de transporte y empleemos a la empresa mexicana a precios más bajos. Con ello, buscamos que el libro que vendamos en Tijuana no tenga un cargo adicional en términos de transporte”, comentó.

Comentó que el Fondo de Cultura Económica (FCE) está exportando un millón de libros al año a América Latina, por lo que, con tarifas más bajas de transporte, será más fácil colocar las obras en el extranjero.

Por otra parte, Paco Ignacio Taibo II señaló que ya quedó fuera la idea de que se aumente el número de meses para el precio único de los libros; sin embargo, está vigente la Ley de Libro que establece que cuando sale una novedad, tiene un precio similar para todos.

“Desde nuestro punto de vista, la clave está en que el precio de salida sea más bajo de lo habitual. El Fondo de Cultura Económica (FCE) está buscando que los precios de salida de los libros estén entre 30 y 150 pesos, con ello, ya no importará tanto cuántos meses se tenga que mantener un precio único de salida. Nosotros somos una empresa, pero nuestra lógica no puede ser el billete y el dinero. Llevar libros a comunidades de escasos recursos se vuelve mucho más importante que ganar recursos”, señaló el escritor mexicano y funcionario federal.

Publicidad