La artista plástica Edysa Ponzanelli y su equipo realizarán las esculturas que formarán parte del Paseo de las Heroínas, que serán instaladas y develadas este año en avenida Paseo de la Reforma. Así lo detalló a Excélsior el secretario de Cultura de la Ciudad de México, Alfonso Suárez del Real.

Vía telefónica aseguró que, pese al aislamiento por el COVID-19, ya se definió el contrato y adelantó que ya no serán 12, sino 14 las mujeres que serán representadas en esta serie de monumentos que están programados para ser colocados en agosto próximo.

Te puede interesar: Restos de Sor Juana no se llevarán a la Rotonda

Ya está el contrato con el equipo de Edysa Ponzanelli y entregaremos el expediente técnico al Instituto Nacional de Antropología e Historia  (INAH) en la primera quincena de mayo para su autorización, en tanto las esculturas están procesando los tiempos e intervenciones a fin de entregarlas el 20 de agosto y para su develación el 23… si el COVID nos deja”, aseveró.

También comentó que ya no serán 12, sino 14 las heroínas consideradas. “Se mantienen las 12 (originales) y se propuso (aún en análisis) ampliar el Paseo de las Heroínas de la Puerta de los Leones al Museo Nacional de Antropología, en donde puedan erigirse estatuas a otras mexicanas ilustres”, dijo.

Las 12 seleccionadas originalmente son: Leona Vicario, Margarita Maza de Juárez, Gertrudis Bocanegra, Josefa Ortiz de Domínguez, Mariana Rodríguez del Toro, Sor Juana Inés de la Cruz, Carmen Serdán, Matilde Montoya, Sara Pérez Romero, Dolores Jiménez, Hermila Galindo y Elvia Carrillo Puerto. Y se agregarían dos más: Juana Belén Gutiérrez y las Forjadoras de la República.

También aclaró que la propuesta de Ponzanelli resultó elegida, “porque fue el único equipo conformado por mujeres escultoras que se presentó a la convocatoria”.

Y también se refirió al presupuesto que la Ciudad de México destinará a este proyecto.

Siguiendo la propuesta de don Francisco Sosa, se invitará a que cada entidad de la federación a la que pertenezca la mujer ilustre para que sufrague la obra y el pedestal”.

En ese mismo proceso la Ciudad iniciará con el pago de las dos primeras esculturas por un monto total de 1.5 millones de pesos, más IVA, incluyendo dos pedestales, dos placas en piedra y dos estatuas en bronce”.

¿Ya se realizó la invitación a las entidades?, se le consultó a Suárez del Real. “La invitación a las entidades se efectuará después de la contingencia sanitaria”.

ACTO DE REBELDÍA

Edysa Ponzanelli es escultora desde hace 30 años y se ha especializado en la representación de personajes históricos, desde los revolucionarios hasta personajes como Venustiano Carranza, Luis Donaldo Colosio y figuras populares como Juan Gabriel.

En diciembre pasado expuso Un oficio escultor en la Fundación Miguel Alemán, con 25 obras que abordan la historia de México, donde capturó la atención con la pieza Desaparecidos, un relieve inspirado en 1968, con la que ha intentado sanar el dolor que le provocó la desaparición de un amigo.

El apellido Ponzanelli se remonta al siglo XII, cuando Adolfo Octavio Ponzanelli trabajó en la catedral de Carrara, en Italia, y llegaría a México en 1906, contratado por Adamo Boari para realizar varios proyectos bajo el gobierno de Porfirio Díaz, como el Palacio de Bellas Artes y la Columna de la Independencia; y obtuvo celebridad con  el destacado escultor Gabriel Ponzanelli.

Edysa es esposa de Valerio Ponzanelli, quien vivió su infancia en el edificio 2 de Abril de Tlatelolco y presenció la masacre de 1968. Según su ficha, él la inspiró a entrar en la escultura.

Para Edysa, lo más importante en la escultura de algún personaje histórico es la memoria y su legado.

Lo más importante es que no muera su legado y así poder comunicar, a través de la escultura, un mensaje. Porque, al final, la escultura es una herramienta para hablar y comunicar, y cuando me proponen hacer un personaje, lo primero que me pregunto es qué quiero decir, qué voy a comunicar y entonces empiezo a conocer al personaje.

Digamos que es una relación que establezco con el personaje, que puede ser histórico, muy conocido o hasta un vendedor de guayabas”.

¿Por qué se inclinó por el terreno de la escultura?, se le cuestionó. “Al principio me gustó porque era un acto de rebeldía. Yo tenía 17 años y entré a un taller de escultura como chalán, pero entonces me mandaban por las tortas. Sin embargo, en algún momento me pregunté por qué las mujeres hacíamos la limpieza, los mandados o sólo posábamos como modelos. Y ahí nació la rebeldía. Sin embargo, no estamos peleadas con los hombres”.

¿Cómo definiría el trabajo escultórico que concretará en el Paseo de las Heroínas? “Que es un honor hacer este trabajo con el equipo –integrado por Mara Ponzanelli, Valeria Ponzanelli, Aline Kalop y Maya–, quienes venimos trabajando desde enero en este proyecto”.

¿En qué parte del proceso está? “Trabajamos la anatomía artística de varias heroínas y estamos por terminar los bocetos de Leona Vicario y la Mujer Forjadora de la Patria, pero el siguiente paso es ir al taller en cuanto termine la contingencia sanitaria… Y también hemos hecho la anatomía artística de Margarita Maza, Gertrudis Bocanegra y Josefa Ortiz. Ahora a esperar”, concluyó.

Publicidad