Tan solo para ver en qué se invirtieron 50 millones de pesos para levantar la enorme carpa y poder proyectar algunas de las obras más representativas de Vincent van Gogh, pero sobre todo para tomarse la selfie y mostrar a los amigos que se estuvo ahí, se recomienda la exposición Van Gogh Alive The Experience, que se presenta en el Monumento a la Madre en la Ciudad de México. 

La muestra publicitada como una de las más importantes del mundo, tras haberse presentado en diversas ciudades, como Beijing, Berlín, Bogotá, Dubai, Florencia, Lisboa, Madrid, Moscú, Roma, Tel Aviv y Varsovia, se sirve de más de 50 proyectores de alta definición. Esta tecnología permite proyectar en muros, techo y piso imágenes de enormes dimensiones de los cuadros famosos de Van Gogh.

La pinturas son acompañadas de una banda sonora, así como de los aromas y esencias que inspiraron al artista a lo largo de su existencia, explicó Bernardo Noval, director de Must Wanted Group, promotora cultural que trae la muestra a México.

Más de tres mil imágenes 

El promotor detalló que con más de tres mil imágenes se narra la última década de la vida de Van Gogh, cuando pintó Los girasoles, cuando vivió en Francia y en Países Bajos y se inspiró en los paisajes de trigo y en los aromas del campo.  

Van Gogh Alive The Experience es una muestra inmersiva que utiliza la tecnología SENSORY4, aunque los visitantes no se sienten completamente parte de las obras, como prometieron los organizadores. Lo que no se puede negar es que las pinturas del artista holandés se despliegan en grandes pantallas a todo color, lo que resulta muy atractivo.

Este equipo recrea, además de El dormitorio en Arlés, otros cuadros famosos como Terraza del café de la Place du Forum en Arlés, por la noche y un campo de girasoles iluminado por la noche.

La exposición Van Gogh Alive The Experience se podrá visitar hasta el 31 de mayo en la explanada del Monumento a la Madre de Ciudad de México.

Publicidad