El alcalde de Venecia, Luigi Brugnaro, ha denunciado este miércoles que la ciudad es una zona de desastre, después de que la segunda mayor marea alta registrada hasta la fecha la haya anegado durante la noche, inundando su histórica basílica y dejando muchas plazas y calles bajo una gran cantidad de agua.

Un residente de Pellestrina, una de las muchas islas de la Laguna de Venecia, ha muerto tras resultar alcanzado por un rayo mientras utilizaba una bomba de agua eléctrica, según ha informado el departamento de bomberos.

Según las autoridades de la ciudad, la marea alcanzó un máximo de 187 centímetros a las 22:50 horas del martes, muy cerca del récord de 194 centímetros que registró en 1966.

Las imágenes tomadas durante la noche muestran un torrente de agua impulsado por fuertes vientos que atravesaba el centro de la ciudad en lo que el gobernador de la región de Véneto, Luca Zaia, ha descrito como “devastación apocalíptica”.

Brugnaro ha reconocido que la situación es dramática. “Pedimos al Gobierno que nos ayude. El costo será alto. Esto es el resultado del cambio climático”, ha defendido el alcalde de la turística ciudad.

En este sentido, ha indicado que declarará zona de desastre y ha pedido al Gobierno que decrete el estado de emergencia, lo que permitiría la liberación de fondos para hacer frente a los daños.

La Plaza de San Marcos ha quedado anegada por más de un metro de agua, mientras que la adyacente Basílica de San Marcos ha resultado inundada por sexta ocasión en 1.200 años y por cuarta en los últimos 20 años.

Según Brugnaro, la basílica ha sufrido “graves daños”, pero por el momento no hay detalles sobre el estado de su interior bizantino, famoso por sus ricos mosaicos.

Una barrera contra las inundaciones fue diseñada en 1984 para proteger a Venecia del tipo de marea alta que afectó a la ciudad este martes, pero el proyecto multimillonario, conocido como Mose, se ha visto golpeado por escándalos de corrupción y aún no está operativo.

Publicidad