Aficionados mexicanos también se enfrentarán a combinado belga

A dos días del partido amistoso entre las selecciones de México y Bélgica, en Bruselas, la comunidad mexicana radicada en Europa se organiza para apoyar al Tri y enfrentar un desafío particular: Un partido previo entre aficionados de ambos países.

El encuentro será realizado la tarde del próximo viernes en una cancha cercana al Estadio Rey Balduino, donde horas más tarde se desafiarán los combinados nacionales.

La idea partió del club 1895 Belgium Fan Club, que desde 2013 organiza citas similares en paralelo a cada partido de los Diablos Rojos.

“Los partidos son una muestra de fairplay (juego limpio) y de amistad entre hinchas. Se trata de fratenizar”, explicó a Notimex Tijs Cools, responsable del club.

La asociación de mexicanos en Bélgica, Mexibel, dirigida por Nela Ávila, se encargó de formar el equipo mexicano al lanzar llamados en las redes sociales al que han contestado también mexicanos residentes en Alemania y Holanda, como Juan Armando Torres, quien vive en la ciudad alemana de Göttingen.

Aficionado de fútbol y jugador en sus horas libres, Torres ya se había organizado con amigos para efectuar el viaje de poco menos de 500 kilómetros hasta Bruselas para asistir al partido entre el Tri y los Diablos Rojos.

Con la corta distancia y boletos y transporte a precios asequibles, el grupo concluyó que el amistoso con Bélgica sería una buena oportunidad para ver por primera vez en directo a la selección azteca. El partido previo contra el 1895 Belgium Fan Club se presentó como una oportunidad más de “disfrutar de un buen momento” junto a sus paisanos.

“Para mí vale totalmente la experiencia. Creo que actividades como ésta son una buena práctica para acercar a las porras y aficionados de ambos equipos”, dijo a Notimex.

“Estoy seguro que será una experiencia agradable poder convivir con más mexicanos que viven en Europa, además de aficionados de Bélgica que gustan de este deporte”, añadió.

Oscar Isaac Hernández, un estudiante mexicano que reside en Lovaina, también se convertirá el próximo viernes en uno de los 11 integrantes de la improvisada selección de aficionados mexicanos.

“Soy un gran aficionado al fútbol y me encanta practicar este deporte.

Al escuchar que un club de aficionados belgas quería jugar contra mexicanos, no lo pensé dos veces y decidí unirme al reto”, afirmó.

El joven, quien empezó su relación con el balón a los seis años de edad y participó en varias copas chivas en Guadalajara, espera un partido “bastante difícil”.

“Los belgas pertenecen a un club que lleva jugando varios años y nosotros apenas nos conoceremos en el día del encuentro”, anotó.

Carpin