El ex entrenador de Tiburones Rojos de Veracruz, el chileno Juvenal Olmos, afirmó hoy sentirse sorprendido tras ser despedido del elenco mexicano luego de cinco derrotas y dos empates.

En entrevista con el portal electrónico La Tercera, el entrenador señaló que “me sorprendió, porque este diagnóstico ya lo habíamos realizado. Antes de firmar, el presidente me preguntó qué opinaba de su equipo y si yo veía que podía cambiar cosas”.

“El diagnóstico fue claro: es un equipo cansado, gastado, lento y va a costar sacarle trote, pero le vamos a sacar trote. Quizás me apresuré en ponerle guirnaldas a mi propio proyecto, pensando que tenía más capacidad que la que mostré”, añadió.

En ese sentido, reveló que “me dejé influenciar por mis ganas, por mis deseos, por mi ímpetu. Y el gran proyecto venía ahora con la para de los 40 días en México”.

El adiestrador chileno dirigió solo siete partidos de la Liga Mx, donde solo obtuvo dos puntos de 21 en disputa, lo que corresponde al 9,5 por ciento de rendimiento.

Sobre el poco tiempo de estadía en el club Olmos enfatizó que “son las reglas del juego. Me dijeron ‘usted no sigue más con nosotros’ y perfecto. La reunión creo que duró un minuto o dos. No quedé tan golpeado como otras veces”.

En relación a una autocrítica, Olmos reveló que “siempre había escuchado eso de los ‘técnicos bomberos’ (que tienen como objetivo salvar al equipo del descenso) y ahora fui uno de ellos”.

“Yo no tengo las cualidades para ser un técnico bombero, porque el riesgo es alto. Cometí el error de minimizar eso, que hubiese jugadores que no quisieran entrenar. Mi autocrítica es que mi diagnóstico fue de la mano de mis emociones, con las ganas de querer volver”, añadió.

Publicidad