Al finalizar el primer tiempo de la gran final de la Copa del Mundo Rusia 2018, Croacia paga muy caro sus errores en unos 45 minutos desastrosos, con penal y autogol en su contra. Francia, en cambio navega con drama y casi sin la acción de la estrella Mbappé, y se conformaría con dejar intacto el actual marcador de 2 a 1 en Moscú.

El gol de Francia lo puso el estelar Mario Mandzukic al 18, cuando en vez de virar con la frente el balón tirado por Antoine Griezmann de falta, lo empujó a su propia meta.

Diez minutos después, al 18, Ivan Perisic ratificó su titularidad al centrar con perfección y empujar a la esquina del arco galo un tiro fino. La alegria fue temporal, dado que el propio Ivan Perisic tocó la bola con la mano zurda, situación que obligó a consultar el VAR y que el juez dio como penal. Griezmann cobró para darle a Francia el 2 a 1 al 38.

Publicidad