Alex Smith puso fin a su carrera luego de protagonizar un increíble retorno de una grave fractura en la pierna derecha. Expresó que era el momento de despedirse de la NFL aunque convencido de que aún podía seguir desempeñándose como quarterback.

Smith hizo el anuncio ayer en Instagram, unas semanas antes de cumplir 37 años. Compartió que desea pasar más tiempo junto a su familia.“Quiero darles las gracias por creer en mí y en lo imposible.

“Dado que aún tenía la capacidad para tomar muchos snaps, luego de 16 años de darle todo a este deporte, exploraré otras cosas”, agregó.

Smith fue consagrado con el premio al Retorno del Año de la Associated Press la pasada temporada, después de una lesión que requirió 17 operaciones. Tras sufrir una fractura de tibia y peroné en un juego el 18 de noviembre de 2018 contra Houston, Smith llegó a contemplar si podría volver a caminar más allá de volver a la NFL.

Permaneció hospitalizado casi un mes y sobrevivió a una infección casi mortal. Pasó año y medio en rehabilitación e inició los entrenamientos con Washington el verano pasado.

“Hace dos años estaba atrapado en una silla de ruedas mirando mi pierna destrozada y preguntándome si alguna vez podría volver a pasear con mi mujer o jugar con mis hijos en el patio. Ponerme el casco de futbol americano de nuevo era lo más alejado de mi mente. No dejaba de preguntarme: ‘¿Todo esto por un estúpido partido?’”, recordó el mariscal que jugó con San Francisco, Kansas City y Washington. Lanzó para 35 mil 650 yardas y 199 touchdowns en 174 juegos de temporada regular, y disputó siete partidos de playoffs.

Smith guió a Washington a cinco victorias y una derrota en sus seis partidos como titular la temporada pasada, ayudando a la franquicia a conseguir el título de la división Este de la Conferencia Nacional.

El equipo de la capital estadunidense dejó en libertad a Smith en marzo y fichó a Ryan Fitzpatrick, otro veterano mariscal de campo.

Publicidad