Alexis Vega es uno de los futbolistas más talentosos de la Liga MX y uno de los que mayor proyección tiene para un futuro cercano. No obstante, el momento de Chivas parece estar afectando su nivel de juego. En el juego contra Pachuca, Vega tuvo un penal para darle el primer triunfo del Apertura 2022 a Guadalajara, pero increíblemente lo erró.

Mucho se ha hablado sobre el rol que tiene Alexis Vega en el cuadro chiva. Con el número 10 en la espalda se espera que sea el ídolo que pueda llevar al éxito al rebaño, no obstante, su trascendencia ha ido a menos y ahora parece ser “uno más” que no puede con el paquete rojiblanco.

En el presente torneo, el jugador de 24 años apenas suma un gol y dos asistencias en 6 juegos disputados, cifras bajas considerando que es el pilar en el proyecto del club y por quien la directiva hizo un esfuerzo económico para retenerlo.

Anuncios

Te puede interesar: ‘Checo’: “Espero que cuadremos todo con miras a la calificación y la carrera”

Apenas en mayo del presente año Vega renovó con Chivas hasta 2024 aún cuando se hablaba de una posible salida a Monterrey. Según ESPN, lo que ganaría el atacante en este lapso de tiempo rondaría los 5 millones de dólares, que lo convierte en el mejor pagado de la plantilla; con ese dinero es lógico que la exigencia sea mayor.

Hay otros jugadores, con menos impacto mediático, que han sido más trascendentes que el propio Alexis. Por ejemplo, Ponchito González está lejos de ser la figura de Monterrey o de los mejores pagados de la plantilla, pero ha apoyado a su equipo con 4 asistencias, además de que es un constante en el esquema de Víctor Manuel Vucetich, todo esto sin los reflectores que el referente chiva sí recibe.

Otro caso es el de Leo Fernández, mediocampista de Toluca. El uruguayo está tasado por Transfermarkt en 5 millones de euros, 2.5 menos que Vega, y aún así ha demostrado ser estadísticamente superior al mexicano: en el Apertura 2022 ya registra 3 goles y 3 asistencias.

El atacante nacido en la Ciudad de México tomó el desafío de ser el ídolo que Chivas no necesita, pero que tampoco le hace daño tener. Sin embargo, las necesidades que debe cubrir la institución van más allá que solamente tener un nombre importante; deben mejorar su nivel de juego, deben fortalecer su relación con la hinchada y especialmente deben ganar, ya que en el presente certamen no conocen la victoria.

En el juego contra Pachuca las gradas del Estadio Akron estallaron. El que el equipo no haya ganado, no puedan anotar goles de local y los jugadores no rindan como deberían, orillaron a la afición a lanzar cánticos negativos y abuchear.

Un equipo no se salva por un hombre

Al igual que los barcos, para evitar el hundimiento toda una flota debe cumplir con sus responsabilidades. Un solo hombre no es capaz de detener la catástrofe. Alexis Vega no puede ser el salvador de Chivas, él solo no tiene la capacidad para hacerlo.

Si sus números son bajos también se debe a la falta de productividad del plantel. Vega ha participado directamente en los únicos 3 tantos que registra el rebaño en la competencia.

Si Chivas no trasciende, no es exclusivamente por el bajo rendimiento del número 10; también es por la inoperancia de Fernando Beltrán, por la falta de gol de los centrodelanteros como Santiago Ormeño, por las fallas de Antonio Briseño, o por los inútiles desbordes de Roberto Alvardo, entre otros más.

Alexis Vega no es suficiente: aunque tenga un gran nivel, si sus compañeros no lo respaldan en la cancha, Chivas no crecerá y esta sensación de intrascendencia que contamina al extremo mexicano irá creciendo hasta que sea condenado como otros cracks que no pudieron brillar.

Alan Mozo, reciente fichaje del club, afirmó que desde el vestidor no hay nada que reprocharle, pues él ha sido clave en el registro goleador de Chivas.

Si pensamos a Vega en otro club de mayor nivel futbolístico posiblemente podría mostrarnos todo su potencial; pero ahora debe remar contracorriente y demostrar si tiene las armas para ser un ídolo en Chivas, porque estas figuras así se forman, siendo mejores que el resto en los momentos de adversidad.

Por el momento está “condenado” a sufrir la tormenta que vive el Rebaño; ante ello, deberá mostrar más argumentos para ayudar a su equipo y para que pueda buscar una posible salida al fútbol de Europa.

Publicidad