El capitán de la Selección de futbol de Estados Unidos, Michael Bradley, expresó su vergüenza e indignación por la política de Donald Trump.

“La parte que dejé fuera es qué tan triste y avergonzado estoy. Cuando Trump fue electo, sólo esperaba que el presidente Trump fuera diferente al candidato Trump. Que la retórica xenofóbica, misógina y narcisista fuera reemplazada por la de alguien humilde y mesurado para dirigir a nuestro país. Estaba equivocado”, expresó Bradley.

El jugador se refirió a la orden de Trump que prohíbe el ingreso a Estados Unidos de personas de siete países, de mayoría musulmana, durante 90 días; el hecho causó protestas en el país, como la que ocurrió en el aeropuerto JFK de Nueva York.

Publicidad