Broncos de Denver (8-6) está obligado a obtener un triunfo en su visita a Jefes de Kansas City (10-4), en el Arrowhead Stadium de esta ciudad, si quiere mantener vivas las aspiraciones de ocupar un lugar en los playoffs de la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL).

El cuadro “equino” llega a la semana 16 de actividades con la victoria como el único camino posible rumbo a la postemporada, además de necesitar de una combinación de resultados, pues de lo contrario no podrá alcanzar a Jefes en la puja por un boleto en la División Oeste de la Conferencia Americana (AFC).

Por su parte, los de Kansas City cuentan con la motivación de que un resultado favorable los pondría en mismo número de victorias que Raiders de Oakland (11-3), a quien ejercerían presión por el liderato divisional.

Para esta jornada dominical Denver llega como la vigésima quinta mejor ofensiva de la NFL tras acumular 326.7 yardas y 21.4 puntos por partido, esto de la mano del mariscal de campo Trevor Siemian, quien ha completado 255 pases de 416 intentos para tres mil 12 yd y 16 anotaciones en lo que va de la campaña.

A pesar del paso irregular en ataque, en el sector defensivo los de la Milla Alta son segundos de la Liga al conceder 310.9 yardas y 18.4 unidades por partido, situación de la que pueden sacar provecho ante el cuadro local.

Por su lado, Jefes cuenta con la vigésima tercera mejor ofensiva de la campaña al sumar 331.4 yd y 22.8 puntos por compromiso, mientras que en defensa ocupan el lugar 28 tras permitir a sus rivales 375.1 yardas y 19.6 unidades por juego.

Publicidad