A Novak Djokovic le sienta bien la hierba de Wimbledon, donde se ha impuesto en cuatro ocasiones y donde resucitó el año pasado para imponerse allí y hacerlo después en el US Open y en Australia. El serbio, el segundo jugador en activo con más partidos ganados en la Catedral del tenis, ya está a dos victorias de reeditar corona, algo que ya logró en 2014 y 2015, tras deshacerse este miércoles del correoso David Goffin por 6-4, 6-0 y 6-2.

Djokovic no está en su mejor versión pero siempre da la sensación que se regula en función de la entidad del rival. Goffin es un buen jugador pero no para derrotarle en cuartos de un grande. Al número uno le costó decantar a su favor la manga inicial. De hecho, estuvo un ‘break’ abajo en el marcador con 3-4. Pero después puso una marcha más para plantarse por novena vez en su carrera en las semifinales del certamen, igualando la marca de Boris Becker.

Por delante de él sólo están Roger Federer y Jimmy Connors. Es su trigésimo sexta penúltima ronda de un ‘major’ y encadena 12 triunfos en tal prestigioso escenario. Espera al ganador del partido entre Roberto Bautista y Guido Pella.

Publicidad