El drama y la tragedia se apoderaron del Campo del Soldado. Esta noche en la ‘Ciudad de los Vientos’, los Chicago Bears cayeron de manera dramática 16-15 ante los Philadelphia Eagles en la última jugada del partido.

Como muchos pronosticaban, el encuentro fue un duelo de ofensivas. En el primer cuarto el marcador finalizó 3-0 a favor de las Águilas gracias a un gol de campo de Jake Elliot.

En el segundo periodo Codey Parkey, quien a la postre se volvió el villano del encuentro, igualó los cartones con una parada de 36 yardas. Nick Foles y Mitch Trubisky intercambiaron imprescisiones y nadie encontraba las diagonales.

Cerca del final de la primera mitad, Phialdelphia había forzado un balón suelto, pero como ningún jugador hizo el esfuerzo por recuperar el ovoide y este fue tomado por el oficial se marcó pase incompleto.

Parkey consiguió otro gol de campo para finalizar sel segundo cuarto y poner las cosas 6-3 a favor de los Osos.

Comenzando el tercer periodo apareció la magia de Nick Foles en enero, el mariscal encontró a Dallas Goedert dentro de las diagonales para poner el primer touchdown del encuentro.

Parkey coniguió otro gol de campo y al principio del último cuarto los Bears anotaron touchdown luego de un pase de 22 yardas de Trubisky a Allen Robinson.

Faltando menos de dos minutos para terminar el encuentro, los Eagles se colocaron en la yarda dos de los Bears. Tras tres intentos, los visitantes se la jugaron en cuarta y gol y consiguieron el touchdown de la victoria tras un pase de Foles a Golden Tate que puso el marcador 16-15.

Philadelphia intentó la conversión de dos puntos pero falló, dejando así la puerta abierta para una victoria de los Osos con un gol de campo.

De esta manera los actuales campeones del Super Bowl siguen en vivos en su búsqueda por defender la corona y ahora deberán enfrentar como visitantes a los New Orlean Saints de Drew Brees el próximo domingo en la Ronda Divisional.

Publicidad