La construcción del estadio Olímpico de Tokio está finalizada, aseguraron este sábado sus promotores, y el edificio está apto para hacer frente a las altas temperaturas en el verano (boreal) de 2020 gracias a su especial diseño.

“La nueva historia va a empezar”, afirmó este sábado el Japan Sport Council, oficializando el final de las obras del estadio Olímpico de los Juegos de Tokio-2020, cuyo coste está estimado en 1.300 millones de euros.

El calor del verano nipón es una de las principales preocupaciones de los organizadores de los próximos Juegos Olímpicos, luego de que médicos alertasen del riesgo para la salud que entrañaban.

El estadio de 60.000 plazas diseñado por el célebre arquitecto nipón Kengo Kuma, está inspirado en técnicas y materiales tradicionales, especialmente 2.000 metros cúbicos de madera.

Además, contará con 185 grandes ventiladores y ocho pulverizadores para luchar contra las temperaturas, que podrían superar los 40°C.

El recinto albergará las ceremonias de apertura y de clausura, así como las pruebas de atletismo y varios partidos de fútbol.

Publicidad