La eliminación de Boca Juniors este martes en octavos de final de la Copa Libertadores por el Atlético Mineiro brasileño terminó en una pelea generalizada en los vestuarios del estadio Mineirao de Belo Horizonte que tuvo que ser contenida por la policía.

La confusión se produjo luego de que el Mineiro eliminara en los penaltis por 3-1 al Boca Juniors, tras los empates sin goles en los partidos de ida y de vuelta, y garantizara su cupo en los cuartos de final de la Libertadores.

Los jugadores del club argentino, que protestaron por la eliminación de un gol que les hubiera garantizado la clasificación a cuartos de final luego de que el árbitro consultara el VAR, así como había ocurrido en el partido en Buenos Aires, comenzaron a provocar a los del conjunto brasileño aún en el túnel de acceso a la cancha.

Además de agredir a dirigentes y jugadores del Atlético Mineiro, así como a miembros del equipo de seguridad, los argentinos derribaron gradas de protección, una amplificador de sonido y otros objetos, además de lanzar botellas de agua a sus rivales.

La confusión tuvo que ser contenida por la Policía Militarizada, que tuvo que utilizar gases para dispersar a los jugadores y llegó a retener por desacato a algunos miembros de la delegación argentina.

La policía amenazó con retener en Brasil a dos de los jugadores de Boca Juniors y solicitó las imágenes de las cámaras de seguridad para intentar identificar a otros responsables por la confusión.

Algunas imágenes transmitidas por la televisión brasileña muestran al delantero Sebastián Villa arrojando un dispensador de agua y en otras es posible observar a los zagueros Marcos Rojo y Carlos Izquierdoz agrediendo a un miembro de los equipos de seguridad del estadio.

Las imágenes igualmente mostraron a miembros del Atlético Mineiro involucrados en la confusión, incluyendo al presidente del club brasileño, Sergio Coelho, que arrojó dos botellas de agua en dirección a los argentinos.

La rueda de prensa del Boca Juniors posterior al partido fue cancelada por la Conmebol, que dijo que esperará el informe que elaboren los árbitros para imponer las respectivas sanciones.

Jugadores van a la Comisaría

Boca Juniors perdió su vuelo de regreso a Buenos Aires tras la pelea que desató la víspera, en los vestuarios del estadio Mineirao de Belo Horizonte, al ser eliminado de la Libertadores, y solo podrá volver a su país cuando los implicados rindan su declaración en una comisaría de la ciudad.

La Policía local terminó trasladando a varios miembros de Boca a una comisaría donde pasaron la noche luego de confirmar con las cámaras de seguridad del estadio su responsabilidad en la trifulca.

El equipo argentino tenía programado regresar a Buenos Aires hacia la media noche de ayer pero por los incidentes tuvo que cancelar el vuelo y solo podrá volver a su país cuando los responsables rindan su declaración ante las autoridades.

Gobierno de Argentina estudia la situación epidemiológica de Boca

El Gobierno de Argentina estudia la situación epidemiológica de la plantilla de Boca Juniors, debido al “contacto por fuera de lo estipulado” que se produjo el finalizar el partido contra Atlético Mineiro, cuando se desató la pelea que derivó con el traslado de varios jugadores a una comisaría brasileña.

Hay que evaluar exactamente cómo ha sido el traslado, la situación y todo eso. Nosotros hemos visto algunas imágenes, pero necesitamos tener la información del club, de la AFA (Asociación del Fútbol Argentino)”, señaló la ministra de Salud argentina, Carla Vizzotti, el declaraciones a Radio la Red.

Según añadió, la previsión es trabajar como se hace “con todas las investigaciones epidemiológicas”.

“Siempre hay que recibir la información formal y en función de eso tomar la decisión, por eso vamos a tomarla el jueves”, afirmó.

Publicidad