“Estoy muy feliz hoy, normalmente Bakú es una carrera un poco loca y lo siento por Max”, señaló el mexicano Sergio Checo Pérez, tras imponerse este domingo en el Gran Premio de Azerbaiyán de Fórmula 1 en una carrera caótica en el circuito urbano de Bakú, firmando su primera victoria con el equipo Red Bull. .

“Merecía ganar hoy y hubiera sido muy bueno para el equipo finalizar primero y segundo, aunque el triunfo es un fantástico resultado”, añadió Pérez, cuya historia de amor con el GP de Azerbaiyán sigue creciendo, tras haber logrado dos terceros puestos con Force India, en 2016 y 2018.

Fue el segundo triunfo de Pérez en la F1, después de que logró el año pasado en Baréin, cuando vestía los colores del equipo Racing Point.

Tras seis carreras con su nueva escudería Pérez ve su confianza “crecer”, así como la “confianza con el equipo”.

“No veo la razón para no reproducir esta actuación en otras pistas”, añadió el mexicano, que debe hacerse un hueco en una estructura dedicada al éxito de Verstappen, que conservó su liderato del Mundial, convertido en el más serio adversario de Hamilton por el título.

Checo Pérez se impuso al alemán Sebastian Vettel (Aston Martin) y al francés Pierre Gasly (AlphaTauri), que completaron el podio en una carrera en la que los dos máximos aspirantes al título mundial, el holandés Max Verstappen (Red Bull) y el británico Lewis Hamilton (Mercedes) no lograron puntuar.

Víctima de un problema de neumáticos, Verstappen perdió el control de su monoplaza a cinco vueltas del final y chocó con las barreras de seguridad. El holandés pudo bajarse del vehículo sin problemas, pero tuvo que abandonar.

Publicidad