La Federación Internacional del Automóvil (FIA) llamó la atención al piloto mexicano Sergio ‘Checo’ Pérez, tras protagonizar una maniobra durante la segunda práctica libre del Gran Premio de Singapur con el danés Kevin Magnussen.

En una vuelta de calentamiento, Pérez, de Racing Point, y Magnussen, de Haas, rodaron palmo a palmo y el danés estuvo a punto de irse contra el muro en una acción entre las curvas 21 y 22 del Circuito Callejero de Marina Bay en el afán de ambos de mantener la posición.

Los comisarios revisaron la acción y “Checo” Pérez recibió una reprimenda, su primera de la presente Temporada 2019 de la Fórmula 1.

El mexicano detalló que no hay una regla estricta, pero hay un acuerdo de caballeros. “Todos están abriendo sus vueltas. Creo que tenía uno de los Mercedes (Valtteri Bottas) por delante, unos segundos, así que estoy abriendo la brecha, y no esperaba que él (Magnussen) intentara ir allí. Creo que nos tocamos, y eso fue todo”.

En la explicación los comisarios subrayaron que la maniobra de Pérez cumplió con la definición de conducir innecesariamente lento, errático o de una manera que podría considerarse potencialmente peligrosa para otros conductores y por lo que ordenó una reprimenda.

La sanción no tendrá alguna repercusión respecto a lo que pueda conseguir el piloto mexicano durante la clasificación de este sábado y la carrera del domingo en la décima quinta fecha de la Temporada 2019 de la Fórmula 1.

Publicidad