El ministro de Sanidad alemán, Jens Spahn, dijo que un posible retorno del público a los estadios para la próxima temporada de la Bundesliga no era algo “adecuado” para la actual situación que se vive con la pandemia del coronavirus.

“Miles de espectadores en los estadios no sería algo adecuado con la actual situación”, dijo Spahn a través de su cuenta de Twitter tras una teleconferencia con los ministros de Sanidad de los 16 estados federados.

Según Spahn actualmente hay que evitar riesgos innecesarios y mantenerse alerta: “Sabemos que tenemos que mantenernos alerta y en la situación actual la presencia de espectadores en las tribunas será la señal equivocada”, aseguró.

La Liga Alemana de Fútbol (DFL) ha elaborado un plan para el posible retorno de los espectadores con aforos reducidos y medidas como la eliminación de las tribunas de pie o del contingente de entradas para los seguidores del equipo visitante así como la prohibición de la venta de alcohol.

Te puede interesar: Bolivia retomará su preparación para las eliminatorias de Catar 2022

No obstante, el director administrativo de la DFL, Christian Seifert, ha dicho que se trata solo de un plan para estar preparados en caso de que el regreso del público fuera posible, y que la decisión está en manos de las autoridades sanitarias.

Spahn considera que el plan de la DFL sobre el papel parece coherente, pero que lo decisivo en la lucha contra la pandemia es lo que ocurra en la práctica.

La Liga de Marburgo (el sindicato de médicos alemanes) se había pronunciado ya en contra del regreso de espectadores a los estadios por considerar que ello podría llevar a multiplicarse los contagios de coronavirus.

“El peligro de contagios masivos sería real. Si tenemos mala suerte tendríamos un supercontagiador entre los espectadores y el virus se extendería como un fuego”, dijo la presidenta del sindicato, Sussane Johna en declaraciones al “Neuen Osnabrücker Zeitung”.

Johna expresó también su escepticismo ante el plan de la DFL para permitir un regreso limitado de público.

“Lo traicionero del coronavirus es que alguien puede sentirse perfectamente bien y tener la infección en la garganta. En medio de celebraciones, gritos y júbilo los contagios pueden multiplicarse muy rápidamente”, dijo.

“Los esfuerzos de la DFL son comprensibles. Pero no es realista pensar que esas medidas sirvan para prevenir contagios”, indicó Johna.

“No puedo imaginar que cuando su equipo marque un gol los espectadores se queden sentados en sus asientos. Lo que harían sería levantarse y abrazarse, lo que es perfectamente humano”, explicó.

Publicidad