Lewis Hamilton tuvo que conformarse con un segundo puesto, pero el piloto más exitoso de la historia de la Fórmula Uno dijo que el Gran Premio disputado el domingo en Austin se sintió como un gran avance para su deporte.

Las 140 mil personas que acudieron al Circuito de las Américas el día de la carrera superaron a las 135 mil que estuvieron en Indianapolis 500 en mayo, por aquel entonces el mayor evento celebrado en Estados Unidos desde el comienzo de la pandemia. El total para los tres días de carreras en Texas ascendió a 400 mil.

“Parece que es nuestra aceptación en Estados Unidos”, dijo Hamilton, cinco veces ganador en Austin, mientras revisaba las imágenes tras la carrera. “Espero que haya más carreras aquí y que el deporte siga creciendo, los aficionados son increíbles”.

Anuncios

El año pasado no se corrió en Austin por la pandemia del Covid-19, pero la F1 disputará dos pruebas en Estados Unidos el año próximo, con el debut de Miami. También se ha hablado de continuar la expansión, con Las Vegas como el candidato más probable.

Aunque no hay pilotos estadunidenses, la categoría es propiedad desde 2017 el grupo Liberty Media, con sede en Estados Unidos, país catalogado como un área clave de crecimiento.

Te puede interesar: Verstappen y ‘Checo’ Pérez logran doble podio para Red Bull en EE.UU.

El fin de semana en Texas ofreció multitud de muestras de la creciente popularidad de la F1, achacada por muchos a la serie documental Drive to survive de Netflix, que está grabando ahora su cuarta temporada.

“Creo que Netflix ha sido sobresaliente para la Fórmula Uno. Ha atraído a una base de aficionados más joven. Ha tenido un impacto real en Estados Unidos”, dijo el estadunidense Zak Brown, jefe de McLaren. “Creo que está logrando lo que nos gustaría como deporte, que es conseguir un puñado de nuevos fans. Creo que ha sido muy exitoso”.

Toto Wolff, jefe de Hamilton en Mercedes, se mostró de acuerdo: “Al principio no estábamos entusiasmados con Netflix, porque queríamos concentrarnos en el desempeño en carrera y me equivoqué. Es claramente un gran éxito”.

“Fue el documental número uno de Netflix en todo el mundo durante un tiempo y se ha convertido en parte de la Fórmula Uno y se puede ver claramente que es beneficioso. (…) La retroalimentación que obtenemos de los aficionados es tremenda, sobre todo en Estados Unidos”, agregó.

La llegada del mexicano Sergio Checo Pérez a Red Bull esta temporada como candidato a ganar carreras en un auto competitivo fue otro factor a tener en cuenta para los aficionados en la región.

Publicidad