El portero español del Porto, Iker Casillas, fue ingresado de urgencia después de haber sufrido un infarto de miocardio este miércoles, aunque se encuentra ya fuera de peligro, según apuntan varios medios portugueses.

Estos medios señalan que el exguardameta del Real Madrid, a punto de cumplir 38 años, se habría sentido mal durante el entrenamiento del equipo y habría sufrido esta dolencia, por la cual ya se habría sometido a un cateterismo cardiaco.

El español deberá perderse el resto de la temporada.

Publicidad