El futbolista canario tuvo que retirarse del terreno de juego en el último partido de los azulgranas en el Ramón Sánchez-Pizjuán y, tras las pruebas realizadas hoy mismo, se le ha diagnosticado una lesiín muscular en el sóleo.

Pedri estará de baja alrededor de tres semanas por lo que se perderá cuatro encuentros, con la necesidad de remontar ante el Sevilla en Copa del Rey y frente al PSG en Champions League incluidas.

Más allá de los compromisos en los que no podrá estar, resulta llamativo que, a sus 19 años, el centrocampista sea tan importante en este FC Barcelona como para tener que buscar alternativas urgentes a su ausencia. Pero el joven talento de las islas se lo ha ganado por méritos propios y la cabeza de Koeman ya trabaja en las diferentes opciones para completar el once.

Te puede interesar: Estos son los retos de los mexicanos en la MLS

La primera alternativa, la que más esperanzas despierta en el barcelonismo, es darle todos esos minutos a Riqui Puig. El canterano ya se ha asentado en el primer equipo, pero su relación con el técnico neerlandés no termina de ser la mejor y no ha disfrutado de todas las oportunidades que a la afición le gustaría. El de Matadepera no trabaja tanto en defensa como Pedri, pero cuenta con la misma o más creatividad para el último pase y para moverse en campo rival.

La segunda opción, de corte más defensivo, pero con la misma ilusión, reside en la figura de Ilaix Moriba. La última figura llegada desde La Masía fue quien le sustituyó en Sevilla y participó en la jugada del segundo gol. Se trata de un perfil mucho más físico, con más trabajo en la sala de máquinas, pero con un carácter llegador que aportaría mucho como hombre de segunda línea junto a Frenkie de Jong.

La tercera es realmente la más probable conociendo a Ronald Koeman pues los galones de Miralem Pjanic podrían pesar más que la frescura de los jóvenes talentos. El bosnio, como interior, no ha terminado de convencer desde que llegó al FC Barcelona por su escaso ritmo, pero es cierto que pondría mucho orden a la medular, además de ser un francotirador a balón parado.

La última sería un cambio de esquema para colocar a Sergio Busquets y De Jong como doble pivote y abrir la puerta a un atacante más por delante. Francisco Trincão sería el mayor beneficiado de este cambio pues tanto Messi como Griezmann actuarían por dentro, dejando una banda para Dembélé y la otra libre para la entrada en el once del portugués. Esta alternativa obligaría al neerlandés a contenerse en sus apariciones en ataque, pero aportaría desborde y profundidad por ambos flancos.

Habrá que esperar al próximo miércoles, cuando el FC Barcelona vuelva a medirse al Sevilla, pero esta vez en la Copa del Rey, para descubrir los planes de Koeman. Lo que queda claro es que la ausencia de Pedri pasa por ser una baja muy sensible para el equipo en un tramo de temporada en el que se juegan seguir vivos en las tres competiciones.

Publicidad