La Federación Española de Fútbol ha acordado este miércoles con la Real Sociedad y el Athletic aplazar la final de la Copa del Rey que estaba programado que disputaran en Sevilla el próximo 18 de abril. En principio, el partido se trasladará a mayo, a la espera del encaje de los calendarios y de la evolución del coronavirus. La reubicación empezará a tratarse la semana que viene. El presidente federativo, Luis Rubiales, se reunió este miércoles con los máximos mandatarios de ambos clubes y llegar a esa solución para intentar asegurarse de que el encuentro pueda jugarse con público, y que “La Cartuja esté a rebosar”, dijo Rubiales.

En esa línea han ido las explicaciones del presidente rojiblanco, Aitor Elizegi: “Nosotros necesitamos a nuestra afición para respirar y eso lo que tenemos que poner por delante, y también su salud. Y por supuesto, las plantillas a las que representamos”. Y también las de su homólogo de la Real, Jokin Aperribay: “Lo primero es la salud pública y lo primero es garantizar a nuestras aficiones cómo van a participar. Son la pieza clave en esta final. Y hay que agradecer a la RFEF la disposición junto con los clubes para buscar la mejor solución”.

Además, el organismo presidido por Rubiales ha comunicado este este miércoles que suspende todo el fútbol no profesional de ámbito estatal las dos próximas semanas; es decir, de Segunda B para abajo. La medida también afecta al fútbol sala y a la liga femenina. La medida la ha aprobado este miércoles la Comisión de Seguimiento, reunida por la mañana con carácter de urgencia, y la ha trasladado a la Comisión Delegada de la Asamblea reunida con carácter de urgencia. La restricción no afecta a la Primera y Segunda División, organizadas por LaLiga. El organismo presidido por Javier Tebas acordó el martes que las dos próximas jornadas se disputen a puerta cerrada. El sindicato mayoritario de futbolistas (AFE) reclamó la suspensión de “todos los partidos, de todas las divisiones y de todas las categorías de ambos sexos”.

Para los encuentros de ámbito autonómico, la institución dirigida por Luis Rubiales deja la decisión en manos de sus federaciones territoriales, en función de la situación de cada lugar y de la opinión de las autoridades sanitarias y deportivas de cada comunidad, aunque aconseja la suspensión de todos los choques.

Ahora todo el foco se sitúa sobre el fútbol profesional, en el que este miércoles se produjo la primera suspensión. El Gobierno de Castilla y León decidió cancelar el Mirandés-Numancia, de Segunda, que debía disputarse este sábado en Miranda de Ebro, el principal foco de coronavirus de la comunidad autónoma.

El resto del fútbol profesional tiene previsto continuar sin público las dos jornadas siguientes, aunque nadie puede garantizar que eso se vaya a cumplir porque las medidas de prevención se endurecen cada minuto. Los esfuerzos de LaLiga y su comité de crisis han ido dirigidos a encontrar un modo de proteger el patrimonio de los millonarios contratos de derechos audiovisuales en medio de una situación de máximo desconcierto. “Desde hace semanas, LaLiga trabaja en planes alternativos en coordinación con la UEFA para, en caso de que las autoridades sanitarias decretaran la suspensión de algún partido, disponer de un plan de fechas para disputar los encuentros en los plazos establecidos”, explicó este martes en una nota que apunta a la importancia de disputar todas las jornadas, además de a lo imprescindible de hacerlo de acuerdo con la UEFA.

El máximo ente del fútbol europeo organiza este verano una Eurocopa en 12 sedes que tiene programado su partido inaugural el 12 de junio, lo que deriva en una compresión del calendario que hace difícil encontrar fechas libres para disputar los encuentros de los campeonatos nacionales que tengan que ser suspendidos (la 38ª jornada de LaLiga, la última, está prevista para el 24 de mayo). De momento, Italia ya ha alcanzado ese punto, después de que el Gobierno de Conte decidiera el lunes cancelar todas las competiciones deportivas nacionales, Serie A incluida.

También este miércoles, la UEFA decidió suspender los partidos de ida de octavos de final de Liga Europa de este jueves Sevilla-Roma e Inter-Getafe, “a la vista de las restricciones de viajes entre España e Italia impuestas por las autoridades españolas”. El presidente del Getafe, Ángel Torres, ya había anunciado que su equipo no viajaría a Italia, y la Roma no había conseguido los permisos para trasladarse a Sevilla. En su nota, la UEFA añade que ambos partidos quedan pendientes de futuras decisiones.

Jornada 28 de Primera División (13, 14 y 15 de marzo): Real Madrid-Eibar, Leganés-Valladolid, Valencia-Levante, Mallorca-Barcelona, Celta-Villarreal, Espanyol-Alavés, Real Sociedad-Osasuna, Athletic-Atlético, Granada-Getafe y Sevilla-Betis.

Jornada 29 de Primera División (20, 21 y 22 de marzo): Osasuna-Atlético, Valladolid-Celta, Real Madrid-Valencia, Alavés-Real Sociedad, Eibar-Athletic, Villarreal-Mallorca, Betis-Granada, Getafe-Espanyol, Levante-Sevilla y Barcelona-Leganés.

Publicidad