La estadounidense Desirae Krawczyk y el británico Joe Salisbury, segundos favoritos, consiguieron este sábado el título de campeones de dobles mixtos del US Open al vencer por 7-5 y 6-2 a la pareja formada por la mexicana Giuliana Olmos y el salvadoreño Marcelo Arévalo.

Salisbury completó el doblete después que el viernes también se proclamó campeón de dobles masculinos al ganar la final con el estadounidense Rajeev Ram de compañero.

Como hicieron durante todo el torneo, Krawczyk y Salisbury dominaron con sus tenis que le permitió ganar el 82 por ciento (28-34) de sus puntos con el primer saque y lograron su segundo título importante como equipo.

“Han sido un par de semanas increíbles”, dijo Salisbury durante la ceremonia de trofeos. “El solo estar de regreso aquí y jugar el Abierto con todos los aficionados ha sido muy divertido. Irme con dos títulos, ni siquiera podría haber soñado con eso. Al terminar ganando el título con Des, nos hemos divertido mucho juntos”.

Krawczyk y Salisbury formaron equipo por tercera vez esta temporada, después de haber avanzado a las semifinales del Abierto de Australia, antes de levantar el trofeo en Roland Garros.

“Han sido un par de torneos increíbles juntos”, dijo Krawczyk. “Ha sido genial. Tenemos una gran química. Ha sido asombroso. Gracias a todos por venir a vernos y estamos ansiosos por volver el año que viene “.

Con la victoria, Salisbury es el primer jugador en lograr el título del Abierto en dobles masculino y mixtos desde Bob Bryan en 2010, mientras que Krawczyk es la primera en conseguir tres trofeos de dobles mixtos importantes seguidos desde Mahesh Bhupathi en 2005, después de ganar también Wimbledon con Neal Skupski.

En un partido entretenido, Krawczyk y Salisbury cerraron bien la red y regresaron con gran profundidad mientras buscaban dictar el ritmo del partido.

Después de romper en el undécimo juego del primer set, el equipo estadounidense-británico mantuvo el servicio para avanzar.

Luego en el segundo set se colocaron con ventaja parcial de 3-1 y elevaron su nivel en los momentos decisivos, al salvar cinco puntos de quiebre que enfrentaron mientras aseguraban la victoria después de 74 minutos.

Arévalo, de El Salvador, fue el primer jugador masculino o femenino de Centroamérica en competir en una final importante. El jugador de 30 años hizo equipo con Olmos por primera vez en Nueva York.

Me envió un mensaje, pero fue muy divertido jugar con él”, comentó Olmos. “Tiene mucha energía y es muy divertido en la cancha. Para mí lo más importante es jugar y divertirme y creo que eso es lo que hemos hecho esta semana”.

Por su parte Arévalo dijo vivir un momento especial y feliz por lo que había conseguido en el Abierto.

“Deportivamente hablando es un momento muy feliz para mí”, agregó Arévalo. “Pero aun más especial por tener a mi hijo de dos años conmigo. Gracias a todos por hacerlo especial”.

La pareja campeona se llevó un premio en metálico de 160 mil dólares, mientras que los subcampeones recibieron otro de 78 mil dólares.

Publicidad