Apenas recuerda las dificultades, las burlas o bromas que han hecho muchos por su condición, y Gabriela Bazán Nieves no puede frenar las lágrimas. Ella, es una de las tres chicas que entrenan futbol para formar la selección femenil de talla baja, y por ahora, juega junto a algunos que integran el combinado varonil.

Ellos sufren acondroplasia, padecimiento que limita el crecimiento del cuerpo, y a raíz de eso han sido discriminados y son blanco de bullyng. Aunque les duele, eso no los detiene, varios estudian una Licenciatura y ven en el futbol la oportunidad perfecta para que el mundo conozca más de lo que son.

“Que nos dieran la oportunidad y que crean en nosotros. Hay mucha gente que simplemente te ve y te pone un apodo, eso no me gusta, quiero que me apoyen, que nos den la oportunidad, que vengan a conocernos”, comenta Lupita, quien cursa la carrera de Pedagogía, “porque quiero que mi hermanito (de 13 años de edad) vea que somos como cualquier otra persona, que podemos cumplir sueños, quiero ser su ejemplo”.

Guadalupe Gómez López, miembro directivo de la Fundación Gran Gente Pequeña de México A.C y quien coordinó las visorias en este 2020 para integración de la selección, conoce a cada uno de los jugadores no solo en la cancha, sino fuera de ella, y por ello, en su discurso, les comenta a cada uno que “se vuelvan sordos y ciegos” cada vez que alguien se burle.

“Nos llegó una invitación de la Federación Internacional de Talla Baja de Argentina para tener un selectivo de México, entonces vamos a iniciar trabajos. Esto fue en 2018, pero era muy pronto para poderlo hacer. Y ya en 2019 los estados nos ponemos a trabajar”, dice, al tiempo que comenta lo importante que es que la gente vea que pueden hacer esta actividad y que no son los vean como diversión.

Por ello, “enviamos un oficio a la Federación Mexicana de Futbol, quedaron en darnos una respuesta para que nosotros pudiéramos irles a presentar la estrategia que tenemos con selección nacional, hasta el momento no se ha dado, supongo que tienen mucho trabajo, pero nosotros seguimos tocando puertas, no decimos “ya no se nos hizo”, seguimos adelante”.

José Antonio Vázquez Ramírez juega de portero. No le intimida ni el balón ni hablar sobre sus sueños: “Desde los cuatros años me comenzó a gustar mucho el futbol, yo vengo del Estado de México de Ciudad Nezahuálcoyotl, desde que empecé ir al estadio Neza 86 me nació esa pasión por el futbol”.

Lo mismo que Álvaro Daniel Rodríguez Sánchez, quien pide el respaldo de los organismos que se quieran sumar: “Somos personas normales, como cualquiera, necesitamos ese apoyo, no sentirnos excluidos, sí necesitamos el apoyo de instituciones”.

Mientras que Mauricio Martínez García, entrenador del equipo de la Ciudad de México y de la selección, detalla que quieren que “el mundo se dé cuenta que estamos tratando de incluir a las personas de talla baja en el mundo de las personas promedios. Los muchachos están bien preparados, saben jugar futbol y se está abriendo muchas puertas”.

En octubre, “viene la Copa América en octubre, nos tenemos que preparar al cien para representar dignamente a México, todos los chicos están muy emocionados”.

Publicidad