Durante la gira del presidente Andrés Manuel López Obrador inauguró el Salón de la Fama del Béisbol Mexicano dentro de las instalaciones del Parque Fundidora.

Al evento acudió el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, el presidente del Salón de la Fama, Alfredo Harp Helú y el Jefe de la Oficina de la presidencia, Alfonso Romo.

En su discurso López Obrador comentó su afición al béisbol y del que dijo fue prospecto para las grandes ligas y hasta se dio el tiempo para recordar cómo es que se lastimó el dedo medio de la mano derecha en una barrida y presumió que sigue jugando y batea arriba de 300.

Anuncios

El presidente comentó que se buscará apoyar a los jóvenes para que no sólo estudie si no que también aprovechen y practiquen en béisbol y así descubrir a nuevas promesas del béisbol.

Por su parte el empresario Alfredo Harp Helú, a quien en un Juego de las Estrellas le propusieron realizar este proyecto obra del arquitecto Daniel López Salgado, consideró este evento como un hit con carrera llena.

Y agregó que el Salón de la Fama del Béisbol Mexicano será una parada obligada cuando se visite Monterrey.

En el evento se dio a conocer la estampilla postal que conmemora el evento.

Publicidad