El Porto no dejó  jugar ayer domingo a los argentinos Agustín Marchesín y Renzo Saravia, ni a los colombianos Mateus Uribe y Luis Díaz, por haber celebrado hasta las 5 de la madrugada el cumpleaños de la esposa de uno de ellos, quien los evidenció al publicar en redes sociales videos del festejo.

Los cuatro quedaron apartados de la convocatoria de esa jornada, en las que los “dragones” enfrentarán al Boavista, por infringir la regla del club que establece que los jugadores pueden estar de fiesta hasta las 23:00 horas.

Todos fueron delatados involuntariamente por Cindy Álvarez García, esposa de Uribe, quien publicó varios videos en Instagram de su fiesta de cumpleaños en la que aparecían los miembros del Porto.

Anuncios

El registro en la red social permitió ver que los cuatro compañeros continuaron las celebraciones hasta las cinco de la madrugada, lo que llevó tanto al entrenador, Sérgio Conceição, como a la directiva del club, a ser “implacables” en su decisión, según fuentes cercanas al caso que recoge la prensa deportiva lusa.

El castigo afecta notoriamente a la composición del once titular, ya que Marchesín ha sido fijo en la portera esta temporada, en tanto que Uribe y Díaz son habituales en el campo y podrían haber sido decisivos ante el Boavista.

Saravia, que busca aún su sitio en el conjunto, sale también especialmente golpeado por este episodio.

El Porto, segundo en la clasificación a cinco puntos del líder Benfica, enfrentará este domingo al Boavista, séptimo en la tabla.

Publicidad