La NBA informó este domingo, 7 de noviembre de 2021, a jugadores, entrenadores y árbitros de que deberían ponerse la vacuna de refuerzo contra el covid, en especial para aquellos que recibieron la dosis Johnson & Johnson.

La liga y la Asociación Nacional de Jugadores de Baloncesto (NBA), que trabajan en conjunto con la orientación de los expertos en salud pública y enfermedades infecciosas de la liga, señalaron que quienes recibieron vacunas de Johnson & Johnson hace más de dos meses deberían ponerse un refuerzo.

La recomendación de refuerzo también se hizo para aquellos que recibieron las vacunas Pfizer y Moderna hace al menos seis meses.

Anuncios

Las recomendaciones de la liga, que fueron dadas a conocer por varias medios periodísticos, establecen que aquellos que recibieron la vacuna Johnson & Johnson originalmente buscaran un refuerzo de Pfizer o Moderna.

Mientras que los que recibieron las dosis de Pfizer o Moderna pueden obtener cualquier refuerzo disponible.

Los datos utilizados para hacer las determinaciones de la liga mostraron que los niveles de anticuerpos para los receptores de Pfizer y Moderna disminuyen después de seis meses y después de dos meses para los receptores de Johnson & Johnson.

En algunos casos, aquellos que están vacunados pero eligen no recibir un refuerzo serán sujetos a pruebas el día del partido nuevamente a partir del 1 de diciembre, señaló la NBA.

Esa fecha del 1 de diciembre de 2021 varía según cuándo se vacunó originalmente a la persona y qué tipo de vacuna recibió.

Te puede interesar: Xavi Hernández es nombrado nuevo entrenador del F.C. Barcelona

Algunos equipos ya planearon que los jugadores reciban las vacunas de refuerzo cuando estén disponibles. Una pequeña cantidad de jugadores de la NBA previamente vacunados dieron positivo esta temporada al covid y entraron en los protocolos de salud y seguridad de la liga.

El alero titular Tobias Harris, de los Philadelphia Sixers, fue el último que tuvo que someterse a los protocolos de salud y seguridad de la NBA covid, de acuerdo a la información ofrecida por el entrenador del equipo Doc Rivers, quien admitió que el jugador había sido afectado de manera severa por el contagio.

Se creía que alrededor del 97% de los jugadores de la NBA estaban vacunados cuando comenzó la temporada el mes pasado.

Sin embargo, el base estrella de los Brooklyn Nets, Kyrie Irving, se convirtió en el símbolo de los jugadores que se negó a vacunarse y que en su caso le generó el ser apartado del equipo sin que pueda tener ningún tipo de actividad y tampoco recibir su salario.

“Hago lo que es mejor para mí. Conozco las consecuencias que hay aquí, y si eso significa que me juzgan y me demonizan por ello, es lo que hay”, declaró Irving, que puede perder hasta 35 millones de dólares de salario. “Ése es el papel que juego, pero nunca quise renunciar a mi pasión, mi amor, mi sueño, sólo por esta norma”.

A nivel nacional, el 60% de la población de Estados Unidos, más de 193 millones de personas, están ya completamente vacunadas.

Más de 21 millones recibieron una dosis de refuerzo y esos números aumentan cada día, a medida que ya se agilizó el proceso de administrarla.

Publicidad