Proveniente del juego de cartas Bridge, el término Grand Slam se refiere al momento en que un jugador está teniendo mayor éxito. La clase alta adoptó la palabra para sus deportes desde hace más de 400 años y para el tenis no fue la excepción, aunque también se sabe que este deporte adoptó costumbres del golf donde se utilizó desde 1930. Hoy sabemos que los cuatro Grand Slams en el tenis o majors son los que ofrecen mayor cantidad de puntos en el ranking, premios monetarios, más atención mediática, cuentan con un formato al mejor de 5 sets y se disputan a lo largo de dos semanas, pero para entender cómo Wimbledon, Roland Garros, el Abierto de Australia y el US Open llegaron a esa categoría primero un poco de historia.

Te puede interesar: Sin recogepelotas ni jueces de silla, así regresó el tenis en Alemania

Wimbledon comenzó como un torneo para los aristócratas en 1877, le siguió el US Open en 1881 y 10 años después en 1891 surgió Roland Garros, para finalizar con la llegada en 1905 del Abierto de Australia cuando aún Inglaterra tenía cierto control sobre su colonia . No sería hasta la década de los veintes cuando se les empezó a considerar majors por la International Lawn Tennis Federation (Hoy ITF) y para el 38 cuando Don Budge consiguió conquistar los cuatro se convirtió en el primer tenista en la historia en conseguir el Grand Slam.

Son varias razones por las que son considerados así, la principal tiene que ver con la tradición y más años de historia. Fueron establecidos como Grand Slams mucho antes de que el tenis fuera profesional, por lo que ya no hubo mayor discusión. Si lo vemos de otra manera son los torneos de cuatro naciones que fueron clave en el desarrollo del deporte en el siglo XX, no por nada fueron los primeros cuatro países campeones de la Copa Davis creada en 1900. Aquellos torneos igual de antiguos que los cuatro grandes ya están extintos y otros creados de gran categoría no se formaron en la era abierta.

La historia y prestigio no se compran, por lo mismo ningún Masters 1000 ha subido a esa categoría, aunado a que al grupo de cuatro no se les puede considerar parte de la ATP y WTA. Son entes a parte y administrados de manera distinta. Es más fácil que desaparezcan a que suban a otro torneo de categoría, lo cual tendría implicaciones incluso políticas. Aunado a que tres están repartidos en cinco meses y se disputan en tres superficies distintas, el calendario está abarrotado. Por el momento y solo como apodo, Indian Wells está considerando el quinto Grand Slam.

Publicidad