La Liga Mexicana del Pacífico (LMP) se perfila a ser el primer espectáculo deportivo que permita público en los estadios tras el confinamiento por el covid-19.

El circuito de beisbol invernal empezará sus acciones el 15 de octubre y es probable que se permita el acceso a los aficionados, de forma limitada, sólo en algunas plazas donde los semáforos epidemiológicos los permitan.

Te puede interesar: Máxima emoción; arranca la LNBP

Estamos trabajando con las autoridades estatales y municipales para procurar tener gente desde el arranque de la temporada”, dijo a Excélsior Omar Canizales, presidente de la LMP.

El circuito preparó un protocolo basado, en parte, en el que han usado en Grandes Ligas, de la mano de las autoridades competentes.

Actualmente, Sonora, estado donde hay tres de las 10 plazas de la LMP, está en semáforo en color amarillo. Baja California, Sinaloa, Jalisco y Nuevo León están en naranja.

Nosotros no somos autoridad para definir si vamos a poder tener gente o no”, aclaró Canizales. “Pero dada la recepción y voluntad que han venido manifestando las autoridades con las que nos hemos ido acercando, después de mostrarles el protocolo, ven con muy buenos ojos los trabajos que estamos haciendo y creemos que podemos arrancar la temporada con público en el estadio”.

El beneplácito de las autoridades con este protocolo vino por parte Sergio Pablo Mariscal, alcalde de Cajeme, municipio donde juegan los Yaquis de Ciudad Obregón.

Afortunadamente el calendario de nuestra liga es al final del año, y eso nos ha permitido conocer cómo se puede sobrellevar esta pandemia”, dijo Rene Arturo Rodríguez, presidente de los Yaquis.

Publicidad