Frente a una dura prueba en el Abierto de Estados Unidos, Rafael Nadal prodigó un par de tiros ganadores, tan espectaculares que fascinaron a un experto en la materia, pero en otro deporte.

Bajo la mirada de Tiger Woods en el graderío del estadio Arthur Ashe, Nadal se impuso a Marin Cilic, el campeón de este certamen en 2014, para instalarse en los Cuartos de Final.

El español luce saludable y hambriento de triunfo en Flushing Meadows, y ganó nueve juegos consecutivos para doblegar al croata por 6-3, 3-6, 6-1, 6-2.

En el penúltimo punto del encuentro, Nadal entusiasmó a Woods con un tiro cruzado de revés, tras un remate potente de Cilic. Tanto el tenista como el golfista batieron varias veces un puño en el aire para festejar esa genialidad.

Al pie de cancha, se pidió a Nadal que explicara ese disparo. “Le pegué bien”, respondió Nadal con una sonrisa. “Es fácil de describir y difícil de hacer. Para llegar a ese lugar (de la cancha), hay que tener algo de suerte”.

El astro de 33 años llegó por novena ocasión a la ronda de los ocho menores en Flushing Meadows. En los torneos de Grand Slam, se ha clasificado 40 veces a los cuartos de final.

Nadal se retiró de la semifinal de 2018 en el US Open por una lesión de rodilla. Tratará de volver a la ronda de los cuatro principales con un triunfo sobre el argentino Diego Schwartzman (20mo), quien más temprano doblegó 3-6, 6-2, 6-4, 6-3 al alemán Alexander Zverev (6to).

Publicidad