Ramos salva el empate ante Barcelona

Anuncios
Anuncios

Tras verse abajo por un gol de Luis Suarez, Real Madrid empató 1-1 el sábado en cancha del Barcelona gracias a un agónico tanto de Sergio Ramos y mantuvo su ventaja de seis puntos en lo alto de la liga española, así como intacta su racha invicta, que mejoró a 33 partidos en todas las competiciones.

Líder del campeonato con 34 puntos por los 28 del escolta Barça, el equipo blanco reforzó sus opciones de ganar el torneo doméstico por vez primera desde 2012, pues el tercer clasificado Sevilla arrancó la fecha 14 con una sorpresiva derrota por 2-1 en cancha del penúltimo Granada y quedó anclado en 27 puntos.

Suárez adelantó al Barcelona a los 53 minutos con su novena diana del campeonato, que le deja igualado con su compañero Lionel Messi en la tabla de máximo cañoneros, por detrás del madridista Cristiano Ronaldo (10). Pero el astro argentino acumuló su sexto clásico sin marcar y el Madrid rescató un punto -y su margen en la cima- con un cabezazo de Ramos a los 90.

El Barça empató por tercer partido seguido y ha ganado solo dos de sus últimos siete en todas las competiciones.

Poco mejoró el equipo dirigido por Luis Enrique respecto a choques anteriores en la primera mitad, con el Madrid a la expectativa, bien ordenado defensivamente como en su victoria de hace dos semanas en cancha del Atlético de Madrid.

Consciente de su renta, el líder dejó la iniciativa al once local, que arrancó sin Andrés Iniesta y sin ideas para ensanchar la zaga “merengue” y atacar los espacios interiores.

Tapados los volantes André Gomes e Ivan Rakitic, Sergio Busquets no encontraba socios en la medular y, cuando conectaba con Messi, atraía hasta tres marcadores, dada la estrecha vigilancia que sobre el argentino aplicaban Marcelo, Luka Modric y Mateo Kovacic.

Sin más noticias de Neymar que sus frecuentes resbalones, sin el filo en la punta de lanza que debía proporcionar Suárez, el Barça era un equipo chato, capaz solo de inquietar en una atropellada volea del uruguayo que tapó Raphael Varane.

Tras media hora de tanteo, el Madrid empezó a estirarse paulatinamente gracias a la velocidad en banda de Lucas Vázquez y el poder intimidatorio de Cristiano, quien forzó la primera intervención de Marc-André ter Stegen con un zurdazo angulado al contragolpe.

El portugués probó de nuevo al arquero tras eludir al argentino Javier Mascherano con una deliciosa sotana en carrera, pero Jordi Alba comprometió su definición, y Varane cerró el periodo con un cabezazo a manos del alemán.

Pero el francés fue victimizado nada más reanudarse el encuentro por Suárez, quien le ganó el sitio en el área chica tras deshacerse de Vázquez y puso al Barça en ventaja con un cabezazo picado a bocajarro, imposible para el costarricense Keylor Navas.

El centro de Neymar, originado en una falta del propio Varane sobre el brasileño, fue limpio y dejó tocado al conjunto de Zinedine Zidane, supuestamente superior en las jugadas a balón parado.

Publicidad