El Real Madrid y el Club Brujas se volvieron a ver las caras 43 años después de su primer encuentro, en un juego en el que ambas escuadras se repartieron los puntos con un empate 2-2 que dejó mucho qué desear sobre los Merengues.

El delantero Emmanuel Dennis abrió el marcador a favor del cuadro visitante al minuto nueve con una jugada en la que logró engañar al portero merengue, gol que además estuvo a punto de ser anulado por un fuera de juego que después fue revisado con ayuda del VAR.

La inquietud inundó a los dirigidos por Zinedine Zidane, sus jugadores intentaron en más de una ocasión clavar la pelota en portería contraria, pero el despliegue de los defensas de Brujas los incomodaba e impedían que sus jugadas se concretaran.

Dennis no se quiso ir al descanso con un solo gol y repitió la misma jugada al minuto 39: finta con la que simuló un tropiezo, Thibaut Courtois se tiró para tratar de parar la pelota, que le pasaría por encima para poner el 2-0.

Los intentos de gol más constantes para el Madrid fueron producto de Eden Hazard, Toni Kroos y Luka Modrić, pero no fue sino hasta después del descanso, al minuto 55, que el capitán Sergio Ramos estrelló el esférico contra las redes.

Con un centro de Kroos, Casemiro hizo el gol del empate al 85, con el que salvó al Real Madrid de perder su segundo partido en la Liga de Campeones.

El árbitro Georgi Kabakov amonestó con cartón preventivo a Hazard, por los de casa, y a Simon Mignolet y Loïs Opendade, por la visita; además de que expulsó a Ruud Vormer, que acumuló dos tarjetas amarillas.

El Madrid tendrá que poner las ideas claras sobre la mesa y mejorar su rendimiento en el presente torneo previo a su visita al Galatasaray; mientras que el Brujas hará lo propio en vísperas de recibir al París Saint-Germain.

Publicidad