Sergio Ramos, transformando con autoridad un penalti sancionado a instancias del VAR por pisotón de Dani García a Marcelo, permitió al Real Madrid derrotar al Athletic Club en San Mamés (0-1) y acerca al título liguero al conjunto blanco.

El conjunto vasco se quejó de que el VAR no revisó una jugada parecida unos minutos después con pisotón de Sergio Ramos a Raúl García que no fue sancionado.

De inicio, Zidane dejó a Kroos en el banquillo y apostó por Rodrygo y Asensio como acompañantes de Benzema en ataque. Mientras, Garitano repitió su exitosa fórmula de Mestalla manteniendo en el once a Unai López y Córdoba y también a Muniain escorado a la derecha, con Raúl y Williams como pareja más adelantada.

Arrancó mejor el Madrid, presionando arriba a un Athletic al que le costaba zafarse en la salida del balón. Los de Zidane, además, tuvieron la primera ocasión, una falta directa desde más allá de 20 metros en la que Asensio obligó a Simón a despejar apurado. Carvajal cogió el rechace, pero no centró bien sobre Benzema.

Se mantuvo el tono de no demasiada intensidad el comienzo del segundo tiempo, aunque con dominio blanco. No llegaba a crear ocasiones ninguno, pero el Madrid amenazó con un tiro de Modric y, sobre todo, en un balón en el área que Benzema bajó con el pecho sin encontrar un compañero al que pasar y sí un rival que se le echó encima hasta neutralizarle.

Te puede interesar: Real Madrid con paso firme rumbo al título

Un centro de Yuri y otro que Raúl no pudo acabar de controlar no impidieron que siguiese el dominio blanco hasta que llegó el primer gol, a instancias del VAR. Un penalti por pisotón de Dani García a Marcelo, muy protestado por el Athletic, que transformó Sergio Ramos.

Una jugada muy parecida en el otro área, con pisotón de Sergio Ramos a Raúl García, no fue sancionada y el choque ya se escoró definitivamente hacia Courtois.

Tuvo sus opciones de empatar el Athletic, pero ni De Marcos estuvo fino en el área ni Villalibre encontró un compañero en un buen centro al área ni Sancet sacó nada de una incursión peligrosa.

Con una refriega de última hora, saldada con tarjetas, terminó un choque muy igualado, aunque con dominio más claro del Madrid y ocasiones parecidas por los dos lados.

Publicidad