Después de realizar una investigación, la Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de Futbol impuso un veto de un partido sin aficionados como local a Cruz Azul debido al grito homofóbico “eh puto” que lanzaron sus seguidores en el duelo del miércoles contra León en el estadio Azteca.

La Comisión Disciplinaria determinó “sancionar al club Cruz Azul con un veto de Estadio por un partido, por la aparición del grito discriminatorio durante el duelo ante León y la aplicación del protocolo antidiscriminatorio”.

Te puede interesar: Una multitud espera a ‘Checo’ Pérez en Paseo de la Reforma

Anuncios

Asimismo, la Comisión advirtió al club Cruz Azul “sobre su conducta futura, ya que en caso de que este tipo de acciones se vuelvan a cometer, se podrán imponer sanciones más severas”.

Los celestes deberán pagar este castigo ya sea en el repechaje o en la liguilla de acuerdo al resultado que obtenga esta semana. La Máquina tiene 23 unidades y debe vencer el domingo a Pumas y esperar una combinación de resultados para terminar entre los cuatro primeros lugares.

Publicidad