A través de un comunicado, el Club Tiburones Rojos se deslindó del promotor Ángel Fuentes y negó cualquier vínculo laboral con el visor señalado de acosar y abusar de un jugador Sub20.

La directiva roja indicó que el dueño Fidel Kuri Grajales, mantuvo comunicación con el padre del afectado.

“Con la finalidad de darle todo el apoyo y asegurarle a su vez que se llegarán hasta las últimas consecuencias para investigar el hecho” expresa el posicionamiento difundido en las redes del club.

Además, se anunció que quedaron suspendidos René Isidro García y Carlos Cazarín, director técnico y auxiliar de la división menor de Tiburones Rojos.

 

 

Publicidad