Simona Halep es una de las tenistas más competitivas que existe. De otra forma sería difícil de entender que una jugadora de apenas 1.68 metros sea capaz de ser número uno y ganar títulos del ‘Grand Slam’ rodeada de gigantes con mucha más potencia y tiro que ella.

Halep, campeona el año pasado en Roland Garros, torneo que le sirvió para quitarse la espina de no haber levantado nunca un trofeo de máxima relevancia, se ha metido este jueves en la final de Wimbledon, sobre hierba, tras acabar por la vía rápida con la resistencia de Elina Svitolina por 6-1 y 6-3. Nunca antes una jugadora de su país había llegado tan lejos en las pistas del All England Club.

Enfrentará en la final a Serena Williams, quien venció a Barbora Strycova. De momento, la flamante finalista, mejorando la penúltima ronda de 2014, asciende tres puestos en el ranking WTA, pasando del puesto siete al cuarto.

Publicidad