La ATP y la WTA cerraron filas contra la pandemia de coronavirus y decidieron de manera consensuada que el tenis se detenga al menos hasta el 7 de junio.

Así las cosas, el Abierto de Italia, programado del 4 al 17 de mayo en Foro Itálico de Roma, se sumó a la lista de torneos cancelados por la emergencia sanitaria.

El martes se anunció la postergación del Abierto de Francia, segundo Grand Slam del año que debía jugarse del 24 de mayo al 7 de junio y pasaría a ser el último de la temporada.

La fecha inicialmente prevista para su disputa es del 20 de septiembre al 4 de octubre, o sea luego del US Open, que se jugaría entre el 24 de agosto y el 13 de septiembre.

Ya habían sido cancelados previamente el Masters 1000 de Montecarlo (12 al 19 de abril) y los ATP 250 de Estoril (desde el 27 de abril) y de Munich (misma fecha).

Idéntico destino para el Masters 1000 de Madrid, que debía comenzar el 3 de mayo y para los ATP 250 de Ginebra (desde el 17 de mayo) y Lyon (para la misma fecha).

Los Masters 1000 de Indian Wells, que debía jugarse del 12 al 22 de marzo, y de Miami (del 23 de marzo al 5 de abril) corrieron la misma suerte, incluso antes de este anuncio.

En lo que hace a los torneos de la WTA, además de Roma, tampoco se jugará en Madrid, París, Ginebra y Londres, aunque los torneos parisinos serán recuperado en ambas ramas.

Wimbledon, tercer Gran Slam de la temporada con más de 140 años de historia y previsto del 29 de junio al 12 de julio, por ahora sólo está en duda..   

Publicidad